27 de junio 2005 - 00:00

Bergoglio atacó de nuevo al internismo

Jorge Mario Bergoglio
Jorge Mario Bergoglio
El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio, reclamó el sábado «acabar de una vez por todas» con un pasado reciente marcado por las « intolerancias mutuas».

Bergoglio, que figuró como papable tras la muerte de Juan Pablo II, sostuvo que en los últimos 50 años los argentinos «seguimos excluyéndonos, prohibiéndonos, asesinándonos, bombardeándonos, fusilándonos, reprimiéndonos y desapareciéndonos mutuamente».

La máxima autoridad católica de Buenos Aires aclaró que «el uso de estos verbos no es precisamente metafórico». El alto prelado pidió que «la acabemos de una vez por todas los argentinos con esto», subrayó Bergoglio al hablar en unas jornadas de la Pastoral Social.

• Internismos

Bergoglio solicitó terminar con las pugnas políticas internas, que considera son «la gran enfermedad de los argentinos». Durante las Octavas Jornadas de la Pastoral Social, a las que asistieron más de mil personas, Bergoglio afirmó que hay que reivindicar la política y «restituirle el alma» que la «partidocracia» le ha quitado. El cardenal, arzobispo porteño, se refirió así a los «internismos» o fuertes pugnas políticas internas despertadas en los últimos días en la Argentina, a partir del lanzamiento de las campañas de los partidos para las elecciones legislativas de octubre próximo.

Una de las expectativas más fuertes en los medios locales está puesta por el posible acuerdo entre el presidente Néstor Kirchner y el ex mandatario Eduardo Duhalde para las candidaturas de los próximos comicios.

El primado de la Argentina-propuso hacer un esfuerzo «de tipo revolucionario basado en el nuevo vínculo social del servicio» y recordó que «el poder tiene sentido si está al servicio del bien común». Las declaraciones de Bergoglio se produjeron en el marco de la charla «La Nación por construir, utopía, pensamiento y compromiso», realizada en el Colegio San Cayetano, del barrio porteño de Liniers. Todos los consultados coincidieron en admitir que fue una clara advertencia también al gobierno, que sigue manteniendo una ríspida relación con la jerarquía eclesiástica, con quien discrepa por variados temas, como la despenalización del aborto.

Dejá tu comentario

Te puede interesar