Bielsa despertó en Diputados la ira del bloque kirchnerista

Política

Bielsa cometió el martes pasado su tercera falta disciplinaria grave, dentro del bloque kirchnerista de la Cámara de Diputados, al votar contra el proyecto de renegociación del contrato con Aeropuertos Argentina 2000.

El ex canciller santafesino desobedeció la orden llegada desde el Poder Ejecutivo de votar favorablemente el acuerdo con AA 2000 y generó el enojo de varios compañeros de bancada que hasta llegaron a reclamar su expulsión del bloque. Es que Bielsa ya se había ausentado en la votación de la polémica reforma del Consejo de la Magistratura y se había opuesto en la votación en particular de los superpoderes a otorgarle facultades extraordinarias a Alberto Fernández para poder reasignar partidas del Presupuesto al margen del Congreso.

Fue otro santafesino, Agustín Rossi, quien, en su carácter de jefe de bloque, debió contener la embestida de los kirchneristas más encolerizados, como los bonaerenses Carlos «Cuto» Moreno y Dante Dovena, quien ya había impulsado la expulsión del santacruceño Eduardo Arnold-de la presidencia de la Comisión de Turismo. Aunque Rossi también estaba molesto por la rebeldía de Bielsa, no quiso promover ninguna sanción para evitar que el castigo fuera interpretado como un resultado de la interna provincial que mantiene con el ex canciller por la candidatura a la gobernación de Santa Fe.

Lo cierto es que Bielsa no había informado en la reunión de bloque previa a la sesión que votaría en contra del Frente para la Victoria. Justo en la primera sesión extraordinaria del año convocada por Néstor Kirchner y seguida de cerca por observadores de la Jefatura de Gabinete interesados en la aprobación de una renegociación del contrato con Aeropuertos Argentina 2000 donde se establece una transferencia accionaria de la operadora de los aeropuertos al Estado -20%- en compensación por deudas que mantiene por canones impagos.

  • Dificultades

    «Sorpresa», «bronca» y «decepción» fueron las palabras más mencionadas por los diputados consultados por este diario, quienes quisieron guardar anonimato. Es que en la sesión del martes al oficialismo le costó mucho trabajo convocar a todos sus diputados, muchos de los cuales se encontraban de vacaciones en sus provincias o de licencia, sin ánimo de viajar hasta la Capital Federal.

    A pesar de que el bloque finalmente consiguió sentar a unos 110 diputados propios y obtuvo un holgado quórum gracias a la decisión de los partidos opositores de bajar al recinto para evitar la sanción ficta -es decir, por el mero transcurso del tiempo sin que el Congreso trate el tema-de la renegociación del contrato de AA 2000, el malestar entre los compañeros de bancada de Bielsa era evidente.

    Aunque, en realidad, lo único que hizo Bielsa fue ejercer su libertad de conciencia a la hora de votar como diputado nacional, ésos son lujos que no están permitidos en un bloque tan disciplinado y controlado como el del Frente para la Victoria.

    Tanto Arnold como María del Carmen Alarcón -expulsada de la presidencia de la Comisión de Agricultura y Ganadería por criticar las retenciones al campoya pagaron el costo de osar pensar distinto de la Casa Rosada a la hora de ejercer en el recinto la representación popular que ostentan como integrantes del Poder Legislativo y no como obedientes delegados del Ejecutivo.

    ¿Qué buscó Bielsa con este acto de insurrección? Muchos kirchneristas creen que intentó debilitar la conducción de Rossi, a quien, luego del voto negativo de Bielsa, dos ministros del Ejecutivo llamaron por teléfono para expresarle su apoyo en la interna santafesina.

    Todo sucedió el martes en una maratónica sesión legislativa en la que el Senado y la Cámara de Diputados ratificaron el acuerdo de renegociación entre Aeropuertos Argentina 2000 y el Estado, tal como había exigido Eduardo Eurnekian, pocas horas antes que venciera el plazo.

    El acuerdo con AA 2000 involucraba un incremento tarifario y una transferencia accionaria de la operadora de los aeropuertos al Estado. Por eso la necesidad de escaparle al procedimiento de sanción ficta, de dudosa constitucionalidad.
  • Dejá tu comentario