Bienes Personales: oficialismo se impuso con alivios pero subió algunas alícuotas (define Senado)

Política

El Frente de Todos confirmó nuevos mínimos en $6 millones y $30 para la casa habitación. Habrá actualización vía índice de precios. Patrimonios de más de $100 millones pagarán 1,5%; por encima de $300 millones, 1,75%.

Tras lograr la semana pasada un emplazamiento a la comisión de Presupuesto de Diputados para que tratara la actualización de los mínimos sobre Bienes Personales, la oposición no logró sostener los votos ayer en el recinto y permitió al oficialismo aprobar modificaciones a la iniciativa que venía en revisión del Senado. El Frente de Todos confirmó el esqueleto de la ley y alivios, aunque agregó la suba de alícuotas sobre los patrimonios más altos y ahora deberá definir la Cámara alta, que intentará dictaminar hoy y sancionar el proyecto el miércoles próximo, con el objetivo de otorgar los beneficios en cuestión para alrededor de 500.000 contribuyentes.

Ejes

La ley cambiada ayer marca que los mínimos subirán de $2 millones a $6 millones y, para la “casa-habitación”, pasarán de $18 millones a $30 millones. Además, el texto establece una cláusula para actualizar dichas cifras en base al índice de precios mayorista.

Quienes quedarán atrapados con las nuevas alícuotas -unas 16.000 personas- serán los patrimonios por encima de $100 millones -pasarán de tributar 1,25% a 1,5%- y los de arriba de $300 millones, que deberán abonar un 1,75%. El último punto ni siquiera había sido contemplado por el propio oficialismo, pero fue agregado a último momento a través del cristinista Itai Hagman durante la reunión que realizó la comisión de Presupuesto de Diputados al mediodía -presidida por el kirchnerista Carlos Heller-, minutos antes de la sesión.

La votación en general del proyecto fue ajustada, de 127 votos a favor y 126 rechazos. Quien respiró tras la reunión en el recinto fue la secretaria parlamentaria del oficialismo, la camporista Paula Penacca, cuestionada desde algunos despachos del Frente de Todos por los traspiés del interbloque desde que tomó dicho cargo. El Gobierno lograría algo más: según lo aprobado ayer, se incorporó el 2,25% para los patrimonios referidos a bienes en el exterior. Este punto fue muy criticado desde Juntos por el Cambio, ya que había sido rechazado el viernes último en el Presupuesto 2022 y no podía ser tratado hasta el inicio del nuevo año parlamentario, es decir, el 1 de marzo próximo. Un precedente más para un Congreso que se devalúa a sí mismo.

Del lado del macrismo, quien quedó en la mira esta vez fue la secretaria parlamentaria, Silvia Lospennato, quien tuvo que salir a explicar sobre viajes de un par de legisladores -no dio muchas precisiones- excepto por el diagnóstico de covid positivo en la previa de la sesión -todos los legisladores se lo realizan- de la larretista Camila Crescimbeni.

Ganancias

A instancias del titular de Diputados, Sergio Massa, el oficialismo pidió incorporar al dictamen un artículo que autoriza al Gobierno, a partir de 2022, a subir el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias para mantener fuera del pago de ese tributo a más de un millón de trabajadores. La finalidad es sostener lo impulsado este año por el Frente de Todos. Desde Juntos por el Cambio advirtieron sobre la inconveniencia de incorporar temas no relacionados al punto central de la iniciativa -Bienes Personales- y, como ejemplo, el radical Martín Tetaz sugirió avanzar con la baja del IVA en alimentos, cuestión no aceptada por Carlos Heller en calidad de presidente de la comisión de Presupuesto.

Senado

En modo exprés, el Frente de Todos convocó para la mañana de hoy a la conformación de la comisión de Presupuesto de la Cámara alta, que sería presidida por el kirchnerista riojano Ricardo Guerra. Llamó la atención que los integrantes del oficialismo más el aliado fijo Alberto Weretilneck suman 10 legisladores en una comisión de 17. Es decir, una extraña negociación del flamante jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, el radical Alfredo Cornejo, y del macrista Humberto Schiavoni, más allá de futuras argumentaciones sobre el reparto de dichos espacios.

Dejá tu comentario