Caló admitió problemas de salud, pero dijo que su candidatura a la CGT antimoyanista sigue en pie

Política

El líder de la UOM, Antonio Caló, ratificó este miércoles su intención de conducir la CGT antimoyanista, al negar que sus problemas de salud sean un obstáculo para ejercer ese cargo, aunque admitió que días atrás sufrió una descompensación por "un pico de estrés".

De ese modo, el metalúrgico buscó desestimar los rumores que habían trascendido sobre un posible alejamiento de la pelea por la Secretaría General de la CGT más dialoguista con el Gobierno, a raíz de problemas vinculados a una "afección cardíaca" e "hipertensión".

"Yo lamento que haya salido esto. Fue un comentario en una mesa de amigos, pero nada más. Ya estoy en la cancha nuevamente y a disposición del confederal de la CGT. Vamos a seguir trabajando como lo hemos hecho hasta ahora", sostuvo Caló en declaraciones radiales.

"No cambió nada, sólo tuve un pico de estrés", insistió el secretario general de la UOM, quien admitió que en los últimos días se descompensó por ese problema.

Al respecto, agregó que ese episodio no le impidió continuar trabajando entre nueve y diez horas por día como lo hace habitualmente: "Ayer (por el martes) estuve liderando una reunión con todos los dirigentes de la UOM", aclaró.

Al parecer, estas nuevas idas y vueltas sobre su candidatura a la CGT surgieron a raíz de una interna sindical, al punto que otros dirigentes de la UOM le reclamaron que deje los titubeos y se decida a conducir la central.

En caso contrario propondrían a otro candidato surgido del gremio metalúrgico, como el actual intendente de Quilmes, Francisco "Barba" Gutiérrez o el secretario general de la seccional San Nicolás de la UOM, Naldo Brunelli.

Sucede que la UOM procurará imponer al resto del frente antimoyanista que sea un dirigente de ese sindicato el que ocupe el máximo sillón cegetista, en línea con la idea de la Casa Rosada de que en esta etapa la central sea conducida por un gremio industrial.

Fuentes de la UOM indicaron que en el caso del "Barba" Gutiérrez no sería incompatible ejercer como secretario general de la CGT en simultáneo con la Intendencia.

No obstante, ante la posibilidad de que Caló finalmente se baje, se abrirá una danza de candidatos, donde los demás sectores del antimoyanismo ("Gordos" y ex moyanistas) también buscarán tallar para encumbrar a un dirigente de sus respectivos gremios.

Si bien Caló salió a ratificar su postulación, desde su propio sindicato reconocieron que tantas marchas y contramarchas con su candidatura comienzan a desdibujar su perfil de candidato, al tiempo que el sector de los "Gordos" siempre le vino retaceando un respaldo pleno, a excepción del titular de Luz y Fuerza, Oscar Lescano.

El metalúrgico ya había protagonizado otro llamativo episodio el mes pasado, cuando se tomó una vacaciones, que le hicieron ausentarse en una audiencia con la presidenta Cristina Kirchner y en otros encuentros del antimoyanismo.

Entre los posibles aspirantes a la central de las demás facciones del antimoyanismo se encuentran Gerardo Martínez (UOCRA); Ricardo Pignanelli (SMATA); Omar Viviani (peones de taxis) y Héctor Daer (Sanidad).

Dejá tu comentario