Cambiemos va por la "mitad más uno" de las provincias

Política

En el clásico juego Táctica y Estrategia de la Guerra, o simplemente TEG, una de las formas de ganar la partida es conquistar cierta cantidad de países. Llevado al plano electoral, el número al que le apunta el Gobierno es 13, la mitad más uno más una de las provincias. Cambiemos aspira a ampliar los triunfos que obtuvo en las PASO y acortar distancias en distritos donde perdió por mayor margen, con la meta de estar cerca del 40% de los votos a nivel nacional. 

En las Primarias del pasado 13 de agosto, el oficialismo se impuso con claridad la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, San Luis, Corrientes, Mendoza, La Pampa y Santa Cruz. Por margen más ajustado también festejó en Entre Ríos y Neuquén. Con las victorias de sus candidatos en esa decena de provincias y los votos que obtuvo en el resto, acumuló casi un 36% en todo el país. 

Para engrosar ese número, en el Gobierno apunta a dar vuelta los resultados en cuatro distritos. El principal es Buenos Aires, donde si bien su lista de diputados, que encabeza Graciela Ocaña, fue la más votada en su rubro, para el Senado su candidato Esteban Bullrich quedó por una escasa diferencia por debajo de la expresidente Cristina de Kirchner. Ese es el principal resultado que Cambiemos aspira a revertir. 

Otra provincia estratégica donde el oficialismo quiere dar vuelta lo ocurrido en las PASO es Santa Fe. Allí, Albor Cantard celebró en la noche del 13-A una victoria que luego se le escurrió de las manos cuando el escrutinio avanzó y le dio el triunfo al exministro de Defensa del kirchnerismo, Agustín Rossi. Mientras que en Tierra del Fuego, los candidatos de Cambiemos quedaron a menos de dos puntos del Frente Ciudadano y Social, espacio referenciado en el FpV, y quieren dar pelea. 

Por otro lado, las tropas que responden a la Casa Rosada quedaron entre 6 y 11 puntos por debajo de sus rivales en Chaco, Chubut, Catamarca y La Rioja. Difícilmente pueda torcer el destino en esas provincias, pero al menos intentará que la derrota sea más decorosa. 

En tanto que en Santiago del Estero, Río Negro, Misiones, Formosa, Salta, Tucumán, y San Juan, la suerte de Cambiemos ya está echada. En esas provincias las huestes que responden al presidente Mauricio Macri fueron ampliamente superadas por opciones peronistas, kirchneristas o locales, por lo que solo les queda esperar a ver cómo festejan sus rivales. 

Así, Cambiemos apuesta a mejorar el resultado de las PASO poblando de fichas amarillas algunas provincias más que en el primer turno electoral y optimizar sus performances allí donde quedó relegado. Pero siempre con la aspiración de que el caudal nacional se acerque -o supere- el 40%. Y así reforzar su tropa en el Congreso que, según los pronósticos, podría quedar con algo más de 100 miembros en Diputados y unos 24 en el Senado.

Dejá tu comentario