Censo de empleados dio ñoquis y muertos

Política

Mauricio Macri denunció ayer que 3.000 empleados figuraban irregularmente en las planillas del Gobierno porteño -desde «ñoquis» hasta fallecidos- y que podría haber muchos casos más, cuando termine de pulir los datos del censo de personal que está realizando desde hace cuatro meses para saber cuántas personas trabajan en su administración.

Macri llamó «inconsistencias» a esas situaciones irregulares de cerca de 3.000 personas y dio algunos datos sobre el desorden que presuntamente encontró en ese sentido.

La cuenta reporta licencias que podrían ser truchas, de acuerdo con las sospechas del Gobierno porteño, muertos que estarían cobrando sueldos y aguinaldos y también presuntos « ñoquis» que ya se habrían dado de baja o que renunciaron antes de enfrentar el censo.

Así lo comunicó Macri ayer, junto al ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, con datos provisorios y también Macri aseguró que para fin de año los empleados municipales podrán cambiar de obra social, la cual estará intervenida por el Gobierno porteño, hasta entonces.

Hasta ahora, cuando falta censar a personal de algunas escuelas, el plantel municipal -incluidos maestros y médicos- alcanza a 90.150 empleados, de los 130 mil que se calculan en total para todas las modalidades, como planta permanente o contrato de empleo público. Pero, durante el censo, 1.000 agentes dejaron sus cargos, a lo que se agrega que el Gobierno porteño encontró 38 fallecidos, 1.710 situaciones de licencias, 165 jubilados, 80 no reconocidos como trabajadores dentro del área por la que perciben salarios y unos 50 que no acudieron a dar sus datos. Esa es la conformación de las anomalías aludidas por Macri y Grindetti, quien se quejó porque dice que «los docentes no colaboran».

  • Capacitación

    Además, Macri reiteró que su gestión dio de baja a 3.000 puestos políticos y que ya son casi 10 mil los empleados que concurren a cursos de capacitación.

    De acuerdo con la cuenta provisoria, 36.800 empleados pertenecen a la administración, repartidos en 244 dependencias; 28.700 conforman el plantel de los 33 hospitales públicos y 24.650 trabajan en 465 escuelas. Durante el censo, Hacienda registró 318 renuncias -antes del inicio- y, a su vez, dio 467 bajas. Además, se relevaron 60 casos de licencia que no deberían estar cobrando debido a que superaron el límite de 1.090 días continuos, en su mayoría docentes.

    «Cada una de las inconsistencias es analizada por un equipo especializado que tiene como objetivo resolverlas y subsanar las irregularidades para que no vuelvan a ocurrir», explicó Grindetti y aclaró que los 3.000 casos se encontraron «sobre un total de 52 mil ingresados en el sistema» y estimó, así, que habría más irregularidades.

  • Objetivo

    «Estamos en búsqueda de recuperar la carrera pública. Se acabó el ser amigo del político de turno», sostuvo Macri y consideró que las renuncias, durante el censo, podrían haber ocurrido «para no ser para no ser censados o directamente porque no existían».

    Además de esos 3 mil casos que presentan irregularidades, los funcionarios recordaron que hay otros 3 mil contratos que fueron ya dados de baja « porque era gente que cobraba y no iba a trabajar».

    Grindetti también embistió contra las licencias médicas, recordando que durante 2007 se otorgaron 2.700.000 días, equivalentes a 20 por cada empleado.
  • Dejá tu comentario