Imputados devuelven bienes, pero jueza de Chubut seguirá acusada

Política

Abogado Venancio y el beneficiario de los bienes subastados Simeoni propusieron resarcir a la empresa con la devolución de todos los bienes que extrajeron. Arbilla está comprometida por otro delito.

El escándalo que se había desatado en Chubut luego de que se descubriera una red de abogados que se había apropiado de una serie de bienes de la empresa Ganadera Santa Elena a partir de demandas laborales con colaboración judicial culmina de un modo impensado.

El abogado Carlos Beraldi -que representa a los querellantes, accionistas del Grupo Indalo- participó el miércoles de una audiencia en Esquel, donde se homologó un acuerdo propuesto por quienes habían resultado imputados de la maniobra por la justicia penal. José María Venancio, el abogado que representaba a trabajadores de la empresa frigorífica y Elías Simeoni que resultaba beneficiario de subastas de bienes por encima de los montos indemnizatorios reclamados se comprometieron a “devolver” todos los bienes embargados y secuestrados, incluso un generador Caterpillar subastado a la empresa Ganadera Santa Elena SRL.

Ese activo estaba valuado en u$s 125 mil y resultó subastado a un precio vil, cuyo beneficiario era Simeoni, quien a su vez tenía la guarda judicial. Arrinconados cuando el caso salió a la luz, a partir de lo revelado por Ámbito, cambiaron su estrategia y propusieron reintegrar todos los elementos de valor con los que habían despojado a la empresa mientras la empresa se encontraba en crisis producto de la avanzada sobre la petrolera Oil Combustibles y el encarcelamiento de sus accionistas.

Jueza

Sin embargo, la jueza civil Alicia Arbilla seguirá sentada en el banquillo de los acusados, y su situación procesal se definirá la semana que viene, cuando el flamante juez penal Ricardo Raúl Rolon defina si dicta su sobreseimiento o abre la instancia del juicio oral, tal como solicito la querella que encabeza Santa Elena.

La defensa de la imputada buscó ampararse en el resarcimiento propuesto por los imputados Venancio y Simeoni, y aprovechó para pedir también su sobreseimiento, pero la querella en forma contundente argumentó que el reproche atribuible a la magistrada es independiente y que, de no mediar ningún entendimiento, su intención es continuar a juicio. Arbilla está acusada de incumplimiento de los deberes de funcionario público no solo por haber permitido los allanamientos, secuestros, decomisos y subastas, sino por omitir todas las denuncias de irregularidades que terminan de ser admitidas con el acuerdo al que se sometieron los otros dos imputados en la causa.

Otro de los argumentos de la defensa de la magistrada, que resultan débiles, fue apoyarse en la desestimación de la denuncia que Ganadera Santa Elena SRL le hiciera en el Consejo de la Magistratura local. La Comisión de Admisibilidad de ese organismo, desestimó la denuncia contra la magistrada, en un escrito que repitió casi calcados los mismos argumentos defensivos, denotando que puede existir una falta de objetividad e imparcialidad en atender el fondo de la cuestión y los reproches que se le hacen a la jueza Arbilla. Pero esto ingresa dentro del marco de otra irregularidad donde esa comisión que debía evaluar a la magistrada estaba integrada por la doctora Marpia Eugenia Jacobsen, exsocia de Arbilla, y a quién la querella había intentado apartar por temor a la falta de imparcialidad. De manera poco decorosa, Jacobsen rechazó la recusación y se mantuvo dentro de la comisión aludiendo que nada impedía ser objetiva, pero evidentemente la sospecha de la empresa estaba fundada.

Tal como informara hace unos días este diario, el propio Consejo está atravesado por otras irregularidades, siendo una muestra de ello la escandalosa elección de sus miembros, donde en Lago Puelo frente a 28 votantes se llego al recuento de 31 votos, es decir tres votos más que los 28 posibles, lo que motivó denuncias cruzadas hasta del propio Colegio de Abogados de Esquel, ante la sospecha de que se quería direccionar la elección de consejeros en una puja de poder que tenía al poderoso Estudio Gerosa por detrás.

Dejá tu comentario