Corte total al Uruguay en recambio turístico de enero

Política

El recambio turístico de enero que llegará entre el miércoles y el jueves próximo se convertirá en un verdadero caos en la zona de la frontera con Uruguay, donde los ambientalistas de las tres ciudades (Gualeguaychú, Colón y Concordia) con puentes hacia esa orilla anunciaron que bloquearán con movilizaciones el paso de automovilistas. Es, en rigor, la confirmación de la idea surgida tras el fallo del Tribunal de La Haya, que esta semana «avaló» de cierto modo la continuidad de las medidas de fuerza contra la instalación de Botnia en Fray Bentos.

Este fin de semana, en tanto, Colón seguirá con los cortes por 6 horas, mientras que Gualeguaychú mantendrá el bloqueo permanente del Puente General San Martín. Y en Concordia, aunque no se habla allí de corte del Puente de Salto Grande, sectores piqueteros mantienen firme la amenaza de protestar en cercanías del paso. Por eso no se descarta que también mañana y pasado pueda producirse un bloqueo simultáneo y momentáneo de los tres cruces.

  • Ante la Embajada

    Con todo, el endurecimiento de las quejas entrerrianas por la contaminación que produciría el funcionamiento de la planta de celulosa tuvo su correlato ayer en la Ciudad de Buenos Aires, donde ambientalistas porteños con apoyo piquetero realizaron en cercanías de la Embajada de Finlandia una suerte de « puesta en escena» de los perjuicios que acarrearía la pastera.

    Los manifestantes no pudieron montar la escenografía frente a la sede diplomática como pretendían debido a que un vallado policial puesto con anterioridad les cortó el paso. De todas maneras, acompañados por vecinos de Gualeguaychú, instalaron piletas de lona a metros de allí, en Santa Fe y Suipacha, con la intención de simbolizar a través de ellas el contraste que existiría en el río Uruguay antes y después de la instalación de la planta finlandesa de Botnia.

    Una de las piletas se llenó con agua limpia y se colocaron peces vivos; tenía niños jugando en su interior y estaba rodeada de árboles y flores.

    En cambio, en la otra se representó el «futuro del río Uruguay» si Botnia instala su planta en la costa opuesta y se la llenó con agua sucia y peces muertos. Además, había una persona disfrazada de «muerte», rodeada de vegetación seca y destruida. Dentro de esta última, los participantes «ensuciaron» la bandera de Finlandia, al considerar que ese país « propicia la instalación de la pastera de la compañía de esa nacionalidad».

    Ayer, en tanto, el gobierno de Finlandia aseguró a través de un comunicado que está dispuesto a «facilitar el diálogo con el máximo esfuerzo y de todas las maneras que estén a su alcance». Pero negó que fuera a intervenir en «un emprendimiento de una empresa privada finlandesa», y resaltó que ese país no acepta que el Estado interfiera en un proyecto de una empresa que cumple con los requerimientos y estándares del país que recibe la inversión.

    Sin embargo, destacó que «Finlandia desea que se solucione el tema lo antes posible, de una manera que satisfaga a los dos países».
  • Dejá tu comentario