Crisis política porteña acelera listas para 2007

Política

A pesar del calor, que en Buenos Aires agobia, y del juicio político a Aníbal Ibarra, que mantiene expectante, la política porteña comenzó a dar síntomas de despabilarse antes de que finalice el verano. Más allá de chicanas cruzadas entre oficialistas y opositores, planificar encuentros u organizar partidos no suele integrar la agenda de vacaciones. Sin gozar de las mismas, por razones de juicio, quienes se preparan, claro son los ibarristas. Más allá del proceso que sigue la Legislatura local, el ibarrismo se dio cita para el sábado que viene en una cruzada para darle forma al nuevo partido político que acogerá al suspendido jefe de Gobierno. Pero no son los únicos en la escena de la Capital Federal, donde falta poco más o poco menos de un año para otra temporada electoral, que se presentará, creen, con un reacomodamiento tras las convulsiones que provocará el desenlace del juicio político a Ibarra.

También el kirchnerismo local, del ala afín al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quiere darle sustento al sello Partido para la Victoria, que preside el titular del bloque de la Legislatura porteña, Diego Kravetz, y anima como afiliada rasa la senadora Vilma Ibarra. Ese partido se armó para conformar el llamado Frente para la Victoria que llevó al fracasado Rafael Bielsa de candidato en la última votación y dar sombra al Partido Justicialista que en definitiva es el único con estructura (en los papeles, al menos).

Es decir, que los Ibarra continuarán, se cree, siendo parientes políticos pero en hogares distintos, tal como marcan las etapas de la vida, si los ibarristas continúan asociados al oficialismo.

• Pedido

Además, la semana pasada mantuvo una reunión con Alberto F. el sindicalista Víctor Santa María (porteros) quien también es el secretario general del PJ porteño, otro sello, más conocido a pesar de su poca oscilación sobre el electorado de la Capital. El partido es presidido por Aníbal F. pero desde su normalización e integración de la cúpula con funcionarios y legisladores del oficialismo casi no ha tenido actividad. Por eso el jefe de Gabinete le pidió a Santa María que agilice el funcionamiento del PJ porteño, pariente hoy del P. de la Victoria, donde quieren cambiar la carta orgánica para adecuarla a la nueva ley de comunas que divide a la Ciudad en 15 partes. En rigor, las movidas que se vienen (convocatorias, puesta en funcionamiento de centro de estudios, etc.) apuntan también a quitarle cámara a otra porción del kirchnerismo que pilotea por ahora Dante Gullo, pero fomenta el ala no albertista del gobierno, encarnada en los Carlos, Zannini y Kunkel. Los seguidores de Gullo, durante el fin de semana inauguraron un local en el barrio de La Boca, asegurando que buscan un candidato peronista para gobernar la Capital en 2007.

El Partido de la Victoria, por su parte, quiere formalizar el alojamiento que dará a algunos porteños de otras filas. Además de Vilma, se reforzará la integración del secretario de Infraestructura,
Roberto Feletti. De ese modo, queda claro que ni Feletti, ni Vilma con los suyos están integrados al «Espacio Progresista» que intenta armar Ibarra (Aníbal) de la mano de su propio Fernández (Raúl, el jefe de Gabinete porteño) y que tendrá su segundo encuentro el sábado venidero, con la idea de tener también candidato propio para 2007, que por supuesto no será Ibarra, a jefe de Gobierno, pero hasta sueñan con postularlo a senador por la Ciudad, butaca que ya dejará su hermana. Cuestiones de familia que todavía tienen por delante ya no sólo conocer la resolución del juicio sino -cualquiera fuera el resultado- en qué estado de salud política llegan después de esa instancia el jefe de Gobierno y su porción de acólitos.

Dejá tu comentario