Cristina pidió a oposición discutir cómo pagar al FMI

Política

La vicepresidenta habló en un acto de entrega de computadoras. "En 2015 éramos más felices", dijo.

Cristina de Kirchner volvió a compartir, ayer, un acto junto a Axel Kicillof en el partido bonaerense de Lomas de Zamora con el intendente Martín Insaurralde. Se trató de la entrega de 10 mil netbooks a estudiantes del plan "Conectar igualdad".

Como en la ocasión anterior, en La Plata, la vicepresidenta dio un discurso al que le imprimió todo de campaña, le apuntó a la oposición y al endeudamiento con el FMI mientras que recordó también su gestión. “En 2015 éramos más felices”, aseguró.

“Teníamos el mejor salario mínimo vital y móvil en dólares de toda América Latina. Estábamos en un país donde tomábamos las decisiones económicas con autonomía”, repasó Cristina y que el país había logrado “no deberle un solo dólar” al FMI.

Entonces dijo que ahora al Fondo “le debemos u$s45 mil millones y no construimos ninguna planta depuradora, no le prestamos a ningún empresario, no mejoramos los salarios de los docentes universitarios ni compramos 5 millones de computadoras”.

Así, pidió que “todos y todas aquellas con vocación política para representar intereses” discutan cómo afrontar el pago de la deuda, que calificó como un “crédito casi criminal”.

“Queremos escuchar a los que la contrajeron, para saber cómo pagar esto sin someter una vez más al hambre y al escarnio al pueblo argentino”, pidió Cristina y expresó que “lo bueno sería que entre todos, los que hoy tenemos la responsabilidad de abordar este problema por la representación que nos invistió la sociedad, pero fundamentalmente queremos escuchar a los que contrajeron (la deuda) para ver cómo hacemos para pagar esto sin someter al hambre y al escarnio una vez más al pueblo argentino, porque si vamos a discutir nimiedades mientras está sucediendo esto, no nos lo van a perdonar, pero no sólo a nosotros, sino a todos”.

Debate

“Cuando esta pandemia termine los poderosos van a ser más poderosos, los ricos más ricos y los pobres más pobres, por eso tenemos, por representación histórica, que abordar este debate con todos los argentinos piensen como piensen y estén donde estén”, completó la expresidente.

En otro pasaje, pidió a la oposición “no ir a la televisión a sarasear, tampoco difamar, mentir, creer que por acusar a otro se puede ganar las elecciones” y dijo que “esto tiene que terminar porque no podemos seguir abonando una Argentina que cuando un ciudadano o ciudadana enciende el televisor le resulta insoportable. Porque no escuchan discusión de proyectos, de medidas, son todas generalidades, sarasas, condenas y denuncias”.

Kicillof, por su parte, apuntó a la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia diciendo que “cada vez que se habla de cuestión educativa me acuerdo de cuando cortaron el Conectar Igualdad porque decían que no había conectividad en las escuelas” y que le parecía “que ese mantra de me importa la educación, pero cuando el gobierno la desfinanció digo que caíste en la escuela pública, me peleo todos los días con los docentes de la Provincia, tiene patas cortas”.

Dejá tu comentario