Patrimonio del matrimonio Kirchner, otra vez en escena por la causa de los cuadernos

Política

La Oficina Anticorrupción pidió reabrir la causa contra Cristina y Néstor Kirchner por enriquecimiento ilícito. El organismo considera que la investigación por el pago de coimas durante el Gobierno anterior puede ser clave.

La investigación por el pago de coimas en la obra pública durante el Gobierno anterior abrió la puerta para revivir una causa contra el otrora matrimonio presidencial.

Por lo pronto, la Oficina Anticorrupción (OA) solicitó la reapertura de la causa por enriquecimiento ilícito contra Néstor y Cristina Kirchner que había sido cerrada por el exjuez Norberto Oyarbide en 2009.

En ese contexto, la oficina que conduce Laura Alonso exigió que se amplíe la investigación del posible incremento patrimonial injustificado de la exmandataria hasta diciembre de 2015.

El organismo justificó su pedido debido a que en la causa de los cuadernos "se han incorporado elementos muy serios y contundentes que ponen en evidencia que, tanto la resolución que benefició a los imputados en el año 2009 como la pericia contable en que se apoyó, fue el resultado de una coordinada maniobra delictiva".

Según la presentación, esa movida "involucra tanto a quienes detentaron la máxima investidura del Poder Ejecutivo Nacional, a funcionarios de la entonces Secretaría de Inteligencia del Estado, a un ex Auditor General de la Nación, a miembros del Cuerpo Pericial Contable de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a profesionales de confianza del matrimonio Kirchner; y por supuesto al ex juez federal Oyarbide a cuyo cargo estaba la investigación de los hechos".

La Oficina Anticorrupción se basa en la declaración como arrepentido del ex contador del matrimonio Kirchner Víctor Manzanares, quien dijo que junto a Oyarbide arregló la pericia contable que llevó a cerrar la causa.

Para la OA, el único objetivo de la maniobra contada por Manzanares era "obtener en forma ilícita y en tiempo récord una pericia contable manipulada y luego el sobreseimiento de los ex presidentes, para lograr así el estado de cosa juzgada en esta materia".

"Nos encontramos ante una situación que implica una afrenta inaceptable a los principios más elementales del Estado de Derecho; ante un hecho delictivo intolerable para nuestro orden jurídico", sostiene la Oficina Anticorrupción en el escrito.

Y agregó que la doctrina de "cosa juzgada írrita se aplica para aquellos supuestos excepcionales de error esencial o grave simulación que conviertan el proceso en una mera ´puesta en escena ´, en una actuación que aparente ser un proceso, con el único objetivo de sobreseer o absolver al imputado".

Dejá tu comentario