Debutó fracturado el bloque concertador K

Política

Casi imperceptible en el recinto fue el tenso intercambio de gestos y ademanes entre el jefe de los diputados kirchneristas, Agustín Rossi, y el radical marplatense Daniel Katz, titular del bloque de la Concertación. «¿¡Por qué no me avisaste!?», recriminó con culpa y fastidio el ex intendente de la UCR. «Hubieras venido y me hubieras preguntado. Yo te dije los temas que queríamos tratar», fue la tajante respuesta de Rossi el miércoles pasado luego del tercer fracaso consecutivo del oficialismo en una votación para aprobar el proyecto de reordenamiento ferroviario.

Apenas 16 votos le faltaron al Frente para la Victoria para aprobar con mayoría calificada de dos tercios la nueva ley de trenes reclamada por la Casa Rosada. Pero los votos negativos y las abstenciones de los radicales kirchneristas privaron una vez más al oficialismo de este trofeo legislativo, que disponía la creación de dos nuevas oficinas gubernamentales, a cargo del Ministerio de Planificación Federal de Julio De Vido, para resolver sin control parlamentario todo lo relacionado con la infraestructura ferroviaria.

Desde el kirchnerismo atribuían el cortocircuito con los legisladores de la concertación a la falta de experiencia de los nuevos diputados a la hora de votar un tema que no se había mencionado horas antes en la reunión de Labor Parlamentaria, previa a cada sesión.

Rossi había obviado mencionar allí ese proyecto porque los bloques opositores habían condicionado el quórum en el recinto al no tratamiento del proyecto de reordenamiento ferroviario. Sin embargo, sorprendió más tarde en el debate incluyendo ese tema sobre tablas con un pedido de preferencia una vez que todos los diputados de la UCR opositora, la Coalición Cívica, el Socialismo y PRO ya estaban sentados en sus bancas.

Pero no fue suficiente el ardid de Rossi y el proyecto, pese a haber cosechado 120 votos afirmativos, no alcanzó los dos tercios necesarios para ser aprobado sobre tablas. Hubo 73 votos en contra y 12 abstenciones. Katz y otros dos bonaerenses, Silvia Vázquez y Gustavo Serebrinsky, directamente rechazaron el proyecto. Los mendocinos Laura Montero y Héctor «Pampa» Alvaro, encolumnados con Julio Cobos, también votaron en contra. En las abstenciones se refugiaron los radicales kirchneristas Jorge Albarracín (Mendoza) y cuatro santiagueños: Daniel Brue, Cristian Oliva, Mirta Pastor y Jorge Pérez. También Vilma Ibarra y el socialista K Ariel Basteiro prefirieron abstenerse.

Sólo el radical catamarqueño Genaro Collantes, su coterráneo Raúl Paroli, el rionegrino Oscar Cuevas, el bonaerense Norberto Ero y el santiagueño José Herrera votaron afirmativamente junto al Frente para la Victoria el proyecto de reordenamiento ferroviario. Así, la concertación «plural» de Néstor Kirchner y Cristina Fernández con Cobos y los gobernadores UCR, Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca), Miguel Saiz (Río Negro) y Arturo Colombi ( Corrientes) no tuvo el mejor debut en la Cámara de Diputados.

El proyecto de reordenamiento ferroviario había sido incluido en el temario de la sesión del miércoles por expreso pedido de Alberto Fernández y Carlos Zannini. Al menos eso afirmaban ayer los kirchneristas de la Cámara baja para despejar cualquier sombra de interna entre el jefe de Gabinete y el ministro de Planificación Federal, a cargo del manejo de los trenes.

A pesar de que todo el Frente para la Victoria acompañó la votación, los radicales aliados a la Casa Rosada votaron en contra o se abstuvieron dejando al kirchnerismo sin la aprobación de esa iniciativa que había sido rechazada ya dos veces en el recinto.

Dejá tu comentario