Definen candidatos para mutual AMIA

Política

Luis Grynwald fue elegido candidato por el partido Avodá (laborismo) para representar a esa fuerza, que se atribuye ser la mayoritaria en el seno de la comunidad judeo-argentina, en los comicios en que se elegirá presidente de la AMIA a mediados del mes próximo.

Dado que la oposición dentro del seno de la mutual está mucho menos estructurada que en la DAIA, lo más probable es que se repita lo sucedido en las dos elecciones anteriores: que los afiliados de la mutual judía terminen votando por una lista única, de unidad, liderada por Avodá.

De todos modos, la amplísima victoria de Grynwald -ex tesorero de la entidad cuando el presidente era Alberto Crupnicof y se produjo el atentado del 18 de julio de 1994- puede leerse como un revés para el actual titular de la mutual, Abraham Kaúl, cuyo candidato « natural» era su actual secretario Mario Sobol. Es que Grynwald, al revés de una parte de la dirigencia de la AMIA, no quiere diluir dentro de su seno a la DAIA como órgano político de la comunidad judía; de ahí que su candidatura haya sido recibida con satisfacción por la cúpula de la DAIA.

• Versión desmentida

En las últimas semanas había circulado la versión de que el empresario mueblero Juan Ofman, que hoy preside el club Náutico Hacoaj, encabezaría una lista opositora. Sin embargo, el propio Ofman, en diálogo con este diario, se encargó de desmentir de plano esa especie: «Yo estoy muy cómodo colaborando en Hacoaj y en FACCMA (la federación deportiva comunitaria), organizando las Macabeadas (juegos deportivos comunitarios) de julio, y estoy convencido de que no estoy calificado para presidir la AMIA. Es verdad que algunos dirigentes se me acercaron para proponérmelo; se los agradecí pero lo rechacé». De todos modos, esos mismos dirigentes no pierden las esperanzas de convencerlo.

La otra «esperanza» de los opositores es el partido
Likud -de derecha-, que en la Argentina está dividido en tres fracciones ( encabezadas, entre otros, por los dirigentes Saúl Luñansky y Enrique Quil). A pesar de que las profundas divergencias que los separan (la no menor de las cuales es justamente el uso de la «marca» Likud, que en Israel es el partido del premier Ariel Sharon) quienes no desean la continuidad de Avodá también harán un esfuerzo para tratar de juntarlos.

Así planteadas las opciones,
el escenario más probable es que los laboristas consigan nuclear alrededor de Grynwald una lista de unidad; el padrón ahora supera los 19.500 socios en condiciones de votar.

S.D.

Dejá tu comentario