El Gobierno denunció en la Justicia que Moreno fue amenazado de muerte

Política

Un día después del cacerolazo frente a la casa de Guillermo Moreno, el Gobierno denunció este jueves ante la Justicia Federal que el secretario de Comercio Interior fue víctima de "amenazas de muerte con tono mafioso" por parte de un grupo organizado de personas.

El Gobierno hizo esta denuncia a través de una presentación realizada por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que sostuvo que, a través de las redes sociales en Internet, se difundió un afiche digital que incluye la figura de Moreno en un féretro, con una herida de bala en la frente.

La presentación fue efectuada este jueves por el ministro de Justicia, Julio Alak, ante el presidente de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, Martín Irurzún.

El funcionario nacional precisó que los hechos denunciados configuran los delitos de "amenazas, incitación a la violencia e intimidación contra un funcionario público agravada", tipificados en los artículos 149 bis, 212, 237 y 238 del Código Penal.

"Moreno es sometido desde hace varios días, a través de diferentes redes sociales, a amenazas de muerte, lo que se evidencia en la imagen aludida, que lo muestra muerto, con un disparo en la frente. Las intimidaciones son, además, fomentadas mediante una innumerable cantidad de mensajes que alientan a concretar el hecho", informó la cartera de Justicia.

Alak, que concurrió a la sede de los tribunales federales de Comodoro Py 2002 acompañado por el secretario de Justicia, Julián Álvarez, aportó "contundente material probatorio para respaldar la denuncia formulada", agregó el comunicado oficial.

Tras la presentación y el sorteo correspondiente, la causa recayó en el juzgado federal a cargo de Norberto Oyarbide, quien se apartó aduciendo violencia moral y garantía de juez imparcial tal cual lo hizo en la denuncia contra el secretario de Comercio Interior por la causa iniciada por una despachante de aduana.

En la denuncia, según informaron fuentes judiciales, acusan a tres o cuatro particulares, a uno de ellos lo tildan de "anti" kirchnerista y otro quien cuenta con una causa penal en su contra, al tiempo que hace mención a los mensajes en la red social Twitter que convocaron al cacerolazo frente al domicilio del funcionario.

"En el día de ayer tomamos conocimiento de la convocatoria pública a un escrache (...) para ese mismo día a las 20 horas difundido por las redes sociales", remarcó el encabezado del texto de la denuncia oficial.

Sin embargo, fuentes de Ministerio de Justicia ratificaron que no hace mención a esas manifestaciones y rechazaron de plano que se intente "criminalizar la protesta".

La denuncia fue radicada precisamente un día después de que "caceroleros" se manifestaran frente al domicilio de Moreno en el barrio porteño de Monserrat. La manifestación, convocada a través de las redes sociales, se desarrolló en forma pacífica, pese a que al iniciarse había en el lugar hombres con camperas verdes que respaldaban al funcionario.

A la misma hora de la protesta, Moreno cuestionó con dureza los cacerolazos y admitió que tuvo que modificar la rutina de su familia por esas protestas.

"Les digo a los que están caceroleando en mi casa que se metan la cacerola en el orto", afirmó el funcionario durante un acto que encabezaba en la sede de la CGT del partido bonaerense de Vicente López, en paralelo a las protestas.

Alak, que concurrió a la sede de los tribunales federales de Comodoro Py 2002 acompañado por el secretario de Justicia, Julián Álvarez, aportó el afiche probatorio para respaldar la denuncia formulada. La imagen lleva una presunta firma www.regimenk.blogspot.com.

Dejá tu comentario