El oficialismo hizo modificaciones de último momento para conseguir el apoyo necesario y ratificar las retenciones móviles

Política

El bloque oficialista anunció anoche una modificación al esquema de las retenciones que atenúa sustancialmente el impacto de las retenciones a las exportaciones de granos y anticipó que buscará gravar a los pooles de siembra con el impuesto a las ganancias.

En pleno debate en el recinto, el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, dijo que las modificaciones al proyecto oficial beneficiarán fundamentalmente a los pequeños y medianos productores del interior del país.

Rossi explicó, en este sentido, que los chacareros que produzcan hasta 300 toneladas van a pagar una retención efectiva del 30 por ciento, mientras que los que cosechen entre 300 y 750 toneladas pagarán el 35 por ciento del tributo.

Por su parte, los productores de hasta 1.500 toneladas pagarán las primeras 750 toneladas al 35 por ciento, mientras que el segundo tramo de esa producción se tributará con las actuales retenciones móviles, agregó el santafesino Rossi.

El jefe del bloque oficialista hizo el anuncio tras escuchar fuertes críticas de los bloques opositores, encarnados en los discursos de Adrián Pérez (Coalición Cívica), Federico Pinedo (PRO) y Jorge Sarghini (PJ disidente), entre otros.

Con esta modificación a la resolución 125 del Ministerio de Economía que desató el conflicto agrario, el kirchnerismo buscaba aprobar el proyecto oficial en la Cámara de Diputados para girarlo al Senado la semana próxima.

Después de iniciar la sesión con tres horas de retraso, el oficialismo se mantenía confiado en alcanzar los votos necesarios para darle curso a la medida del Poder Ejecutivo y enviarla al Senado, en línea con el expreso pedido de la Casa Rosada.

Si bien la ratificación de las retenciones se viene analizando desde hace dos semanas en la Cámara baja, el recinto volvió a ser el epicentro de una fuerte discusión entre el kirchneristmo, que defendió la medida, y los bloques opositores, que en su mayoría insistieron con la suspensión de la norma por 150 días.

"Esta ley es central, porque una parte de esa ganancia por las retenciones se toma para vincularla directamente al trabajo social. Además, se vincula a las mejoras para los pequeños productores", enfatizó Cantero, miembro informante del Frente para la Victoria.

Por su parte, el radical Pedro Morini reiteró el pedido de los principales bloques de la oposición sobre la suspensión de la resolución 125 durante 150 días, y afirmó: "Tenemos que hacernos responsables de lo que nos toca".

En tanto, la diputada de la Concertación Laura Montero, cercana al vicepresidente Julio Cobos, destacó que el proyecto del kirchnerismo tiene "dificultades" y promovió en el recinto la iniciativa que impulsa el bonaerense Felipe Solá, medida que respaldaron unos 20 representantes.

"No vamos a votar el dictamen de mayoría, es por eso que tenemos esta propuesta alternativa, que el diputado Solá expresó muy bien ayer en el plenario de comisiones", adelantó la legisladora mendocina.

A la vez, militantes kirchneristas y representantes el Gabinete nacional coparon el recinto y abuchearon a todo aquel que cuestionó contra las retenciones, mientras que en las inmediaciones del Congreso más militantes oficialistas eran vigilados por la Policía Federal.

El canciller Jorge Taiana; la ministra de Defensa, Nilda Garré; y el titular de Trabajo, Carlos Tomada; se hicieron presentes en el Congreso, en representación del Gobierno de la presidenta Cristina Kirchner, quien siguió el debate de cerca desde la quinta de Olivos.

A su vez, los dirigentes del campo siguieron la sesión a través de una pantalla gigante instalada en el segundo piso de la sede de CRA en la Capital Federal.

Dejá tu comentario