El Papa felicitó a Baseotto por su labor eclesiástica

Política

A través de una carta escrita de puño y letra en latín, el papa Benedicto XVI felicitó hoy por su labor eclesiástica al obispo castrense argentino, monseñor Antonio Baseotto, al cumplirse 50 años de su ordenación sacerdotal.

La carta enviada a Baseotto por vía diplomática, en el día de su cumpleaños número 75, cobra especial relevancia teniendo en cuenta que el vicario castrense estuvo fuertemente enfrentado al Gobierno de Néstor Kirchner.

El santo padre destacó que el difunto Papa Juan Pablo II tomó en cuenta los "especiales dones humanos y cristianos, y la particular prudencia" de Baseotto para confiarle el ministerio episcopal de Añatuya, que "con diligencia" encabezó durante diez años.

A través de una misiva de dos carillas, difundida por la agencia católica AICA, Benedicto XVI felicitó al obispo castrense por su "interpretación recta de la doctrina de la Iglesia, con la cual impregnó toda su obra, a sus sacerdotes y a los fieles que le fueron confiados".

Además, destacó "el progreso espiritual de los soldados y de sus familias" de la mano del prelado, quien fue nombrado ordinario militar de la Argentina en 2002 y duramente cuestionado por el Gobierno de Néstor Kirchner.

En los últimos párrafos, el sumo Pontífice le envía con "especial afecto" la bendición apostólica, que se extiende a "los amados hijos del obispado castrense de la Argentina".

Baseotto, quien se ordenó sacerdote el 6 de abril de 1957, había enviado su renuncia al Vaticano, ya que a los 75 años se alcanza la edad máxima para ser obispo.

Luego de la presentación de su dimisión, se debe aguardar a que la Santa Sede acepte la renuncia y haga el anuncio del nuevo prelado militar, que deberá contar con "previo acuerdo" del Gobierno argentino.

La aceptación de la renuncia depende de la curia vaticana, y en última instancia del Papa, quien tiene la capacidad de prorrogar la tarea del obispo si lo considera conveniente.

El oficialismo había pedido la remoción del obispo en marzo de 2005, luego de que se conociera una carta del prelado al ministro de Salud, Ginés González García, a través de la que criticaba su postura sobre la despenalización del aborto y el reparto de preservativos en los hospitales públicos.

Dejá tu comentario