13 de junio 2024 - 14:25

El surrealista paso de Javier Milei por Expo EFI

En la visita del Presidente a la Expo EFI tuvimos una oportunidad inigualable de “semblantear” como está el ánimo presidencial en un “día de furia”.

Javier Milei

Javier Milei

El presidente Javier Milei es como el pájaro Loco -no lo piense mas allá-, cuanto más salvaje e hirsuta su cabellera, más contento y mejor lo está pasando. Ayer, cuando se presentó en la Expo EFI se lo vio inusualmente atildado.

Si no acompañó las imágenes, es porque hace algunas semanas Santiago Caputo decidió que todas las imágenes y audios de Milei quedaban en manos de la Secretaría de la Presidencia, algo que ya está rindiendo sus frutos.

Cuando un par de meses atrás “googleábamos” imágenes del Presidente, lo que saltaban eran fotos de un “rock star” azuzando su gente a viva voz, gritando “¡Viva la Libertada, CARAJO!” o blandiendo una motosierra. Recién después de buscar un rato aparecía alguna, de un señor serio o sonriente, que no asustara a los más chicos.

En los últimos tiempos, las buenas gestiones con los del buscador lograron un cambio en las indexaciones, y más allá de alguna simpática imagen que todavía se cuela, lo que vemos es alguien que cuadra con lo que se esperaría es un primer mandatario.

¿De que habló? La verdad que, de nada nuevo, simplemente hizo un racconto de las bondades de su gestión -volvió a defender a la Pettovello- y criticó a los incapaces de apreciarla como él. Si hubo alguna novedad, en todo caso esto paso por lo menguado de su entusiasmo (sinceramente se lo veía con cara de cansado).

Con algunos muy buenos oradores en lo puntual y una clara ausencia de “pesos pesados” y críticos al gobierno (Esteban Domecq, Ramiro Marra y Javier Milei son amigos hace años)- la EFI fue un éxito en cuanto a asistentes, lo que hizo que la decisión de presidencia de escanear desde temprano a cualquiera que ingresara a los eventos previos al discurso presidencial, en busca de armas y quien sabe que, le dio cierto toque surrealista al evento.

Mañana sigo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar