Cresto: "Frigerio subestimó la mochila de Macri"

Política

Enrique Cresto (FDT) dispara contra el ex Ministro del Interior del gobierno macrista, su principal adversario en la elección de medio término del domingo próximo por una banca en la Cámara de Diputados de la Nación. La unificación del peronismo en Entre Ríos, el rol estratégico del ENOHSA, su relación con Bordet y los desafíos en el Congreso Nacional fueron algunos de los temas de conversación con Ámbito.

Abogado, 46 años, hijo de Juan Carlos Cresto (Diputado Provincial, Senador Provincial e intendente de Concordia en dos períodos) y Laura Martínez Pass de Cresto (Senadora Nacional Mandato Cumplido), casado con Leticia Ponzinibbio (empresaria concordiense), 4 hijos (Enrique, Victoria, Vicente y Ema), Enrique Cresto fue electo intendente de Concordia en 2015 y reelecto en 2019 con el 60% de adhesión de los vecinos, aunque solicitó uso de licencia al ser convocado por Alberto Fernández para hacerse cargo de la administración del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA), función que ejerce en la actualidad.

Concordia, antes y después

“Viví el proceso de una ciudad pujante, que se destruye con el neoliberalismo, se reconstruye y vuelve a destruirse. A mi padre le tocó ser intendente en 2003, en aquel momento había un 70% de pobreza y un 30% de desocupación. En 2007 asume Gustavo Bordet y hasta el 2015 Concordia baja al 4% la desocupación, con niveles de pobreza muy por debajo de la media nacional. Pero todo se derrumbó desde 2015”, cuenta Cresto, quien lleva el nombre de su abuelo don Enrique Tomás, un reconocido militante de la Resistencia Peronista, gobernador derrocado, encarcelado y perseguido por la dictadura militar del 76.

Enrique Cresto_fuchila 01.jpg

"Entre Ríos es una provincia que siempre fue bipartidista, construida por peronistas y radicales, dos fuerzas que tienen en común la defensa de la tierra, de los pequeños productores. De repente, ponen a dedo a un porteño que no tiene nada que ver con esos principios, y eso generó una gran interna", cuenta el titular del ENOHSA.

“Fueron 4 años difíciles para Concordia. Viví el proceso de empobrecimiento de la ciudad. Cuando arranqué como intendente, la gente me pedía obras. A los dos años, me pedían trabajo, y antes de terminar la gestión me pedían comida”, recuerda el hoy titular del ENOHSA, organismo dependiente del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, que tiene como objetivo el desarrollo de las políticas públicas nacionales en materia de agua y saneamiento, así como también, y principalmente, la ejecución de obras en todo el país, con la misión de alcanzar el 100 % de cobertura en agua y redes cloacales.

“Pasamos de once obras a más de 500 obras en ejecución y otras tantas en desarrollo”, relata Cresto, a seis días de las PASO que lo tendrán como protagonista, encabezando la lista del peronismo entrerriano en busca de una banca como Diputado Nacional en el Congreso del la Nación.

Periodista: La Casa Rosada y el propio Bordet querían la unificación del peronismo en Entre Ríos y todo indica que finalmente se concretó con tu candidatura

Enrique Cresto: En 2017 presentamos diez listas. Hoy estamos orgullosos de haber consolidado una sola lista de unidad. Todas las otras expresiones del peronismo se sumaron.

P.: ¿Qué significa que tanto el Gobierno Nacional como Bordet ta hayan pedido expresamente que seas candidato?

E.C.: Un orgullo enorme. Yo soy un soldado de la causa.

P.: Frigerio medía muy bien antes de que se confirmara tu candidatura. Y esta elección de medio término le sirve de plataforma para sus aspiraciones a ser gobernador en 2023. ¿Desembarcaste para complicarle ese armado?.

E.C.: Frigerio creyó que la tenía muy fácil, que era venir a Entre Ríos, llevarse una diputación nacional y sentarse en la mesa de Cambiemos a negociar. Sn dudas subestimó la mochila de Macri. El pensó que iba a poder mostrarse como la nueva política, olvidando que fue durante 4 años uno de los principales protagonistas del descalabro del gobierno macrista. Hoy esa mochila le pesa tanto que le cuesta caminar.

P.: ¿El radicalismo local se siente representado por la figura de Frigerio?

E.C.: El radicalismo entrerriano implosionó. Entre Ríos es una provincia que siempre fue bipartidista, construida por peronistas y radicales, dos fuerzas que tienen en común la defensa de la tierra, de los pequeños productores. De repente, ponen a dedo a un porteño que no tiene nada que ver con esos principios, y eso generó una gran interna. Hoy muchos intendentes de cambiemos le dan la espalda. Algunos apoyan nuestra propuesta, otros no expresan abiertamente el apoyo a Frigerio. Es lógico, esos intendentes durante el gobierno de su mismo color político no recibieron nada; ahora tiene obras de cloacas, agua, pavimento. Tienen la coparticipación al día. Pueden pagar los sueldos y encima pueden generar obra propia con fondos municipales. Durante los 4 años de Cambiemos, los intendentes entrerrianos venían a Buenos Aires a pedir ATN para pagar sueldos.

P.: ¿Qué balance haces de la gestión del gobierno?

E.C.: Yo soy federalista, creo que el problema de la Argentina es que sigue siendo un país centralista. Hay un federalismo muy fuerte con impronta del Frente de Todos, con obras como nunca en las provincias, distribuyendo los recursos. Pero hay que darle continuidad, con políticas de Estado.

Enrique Cresto

"Hay un federalismo muy fuerte con impronta del Frente de Todos, con obras como nunca en las provincias, distribuyendo los recursos. Pero hay que darle continuidad, con políticas de Estado", afirma Cresto.

P.: ¿No es una utopía pensar en una Argentina con políticas de Estado a largo plazo?

E.C.: No lo creo. Hacia eso hay que ir, por ejemplo, con leyes que se cumplan en el tiempo y no queden rehenes de un gobierno de turno. Yo estoy trabajando en una ley que garantice el acceso universal a los servicios de agua y saneamiento. Es el modelo de AySA para todos los argentinos. En la Ciudad de Buenos Aires es 100% de aguas y 100% de cloacas. AySA recibe un aporte del Gobierno Nacional por habitante. Me gustaría hacer lo mismo para toda la Argentina. Lo ideal sería que los fondos salgan, por ejemplo, de las empresas mineras o de otras tantas que generan pasivos ambientales. Así será posible llegar a los ODS 2030 con el 100% de agua. Pero es muy difícil lograr todo esto si seguimos pensando en la concepción de dos modelos de país.

P.: ¿Me explicás cuáles son, a tu criterio, esos dos modelos de país?

E.C.: Claro. Te lo explico con un ejemplo: de cada 100 pesos que se tributan en la Argentina, 3 van a los municipios, 12 a la provincia y 85 los recauda el Gobierno Nacional. Cuando viene un gobierno neoliberal, esos 85 pesos se sacan del país. En el modelo nuestro, nos matamos discutiendo cómo lo gastamos, pero lo gastamos adentro.

P.: Hay quienes sostienen que el partido del domingo se va a replicar en 2023 con los mismos jugadores pero con la gobernación de Entre Ríos en juego. ¿Te ves en esa disputa?.

E.C.: Yo fue deportista de alto rendimiento (en su juventud se consagró subcampeón argentino de triatlón, campeón argentino de duatlón, subcampeón sudamericano de triatlón y representante argentino en el Mundial de Triatlón en Canadá) y siempre quise ganar todo. Soy de Entre Ríos, nací en Entre Ríos, mi abuelo fue gobernador. Sería un proceso lógico, pero hay que ir paso a paso.

P.: ¿Qué importancia tienen estas elecciones de medio término?

E.C.: Es una elección clave. El error en los 12 años de los gobiernos de Néstor y Cristina fue no haber transformado en leyes cuestiones que son muy beneficiosas para los argentinos. Hoy hay que buscar veinte políticas públicas tendientes a hacerle la vida más fácil a los argentinos: agua, saneamiento, vivienda, etc.. y transformarlos en ley. Y que la distribución de recursos sean por ley. Eso va a permitir proyectar a largo plazo.

Dejá tu comentario