En Mendoza Kirchner dio un nuevo impulso a la concertación pero no habló de candidaturas

Política

El presidente Néstor Kirchner dio ayer desde Mendoza un nuevo impulso a la concertación plural y levantó las manos de Cristina Fernández y del gobernador radical Julio Cobos, aunque evitó hablar de candidaturas con miras a las elecciones del 28 de octubre próximo.

"Espero que el 10 de diciembre, en el marco de la concertación plural, nos encaminemos a construir una Argentina para todos", sostuvo Kirchner al celebrar sus cuatro años en el poder y el primer aniversario del lanzamiento de la construcción política que promueve para el próximo período presidencial.

Ante unas 30 mil personas en el anfiteatro Frank Romero Day, Kirchner pidió al pueblo argentino que lo acompañe en su "proyecto de cambio" y convocó a una "concertación para construir la transformación" de la Argentina a partir del 10 de diciembre, cuando concluye su mandato.

Junto a su esposa, la senadora Cristina Fernández y al gobernador mendocino Julio Cobos, primera espada de la concertación con los mandatarios radicales de todo el país, Kirchner advirtió que "las cuestiones electorales se resuelven en los momentos electorales" y reclamó "no andar especulando para que al otro le vaya mal".

Si bien evitó hablar de la fórmula presidencial, al finalizar su discurso Kirchner levantó las manos de la primera dama y del gobernador Cobos, mencionados por el oficialismo como posibles candidatos a presidente y vicepresidente.

"Estaremos recibiendo todo este tipo de gestos para construir el camino que la Argentina necesita y estaremos juntando toda nuestra fuerza espiritual para cambiar las estructuras y construir una Argentina para todos", sostuvo Kirchner a través de un enérgico discurso realizado en el anfiteatro erigido en una hondonada entre los cerros de la precordillera.

A los festejos por el 197 aniversario de la Revolución de Mayo asistió todo el Gabinete nacional, excepto la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, impedida por un estado gripal.

También estuvieron los gobernadores "radicales K" Miguel Saiz (Río Negro); Arturo Colombi (Corrientes) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero).

Asistieron además los gobernadores de Buenos Aires, Córdoba, Chubut, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, San Juan, Tierra de Fuego y Tucumán, el titular de la CGT, Hugo Moyano; el presidente provisional del Senado, José Pampuro; y el presidente de la Cámara de Diputados, Alberto Balestrini.

"Convoco a todos los argentinos a tomarnos fuertemente de la mano para la construcción del país", dijo en el anfiteatro mendocino que se utiliza para la Fiesta de la Vendimia.

A su vez, defendió su política de derechos humanos y destacó la recuperación de los "índices de pobreza, desocupación, indigencia y mortalidad infantil" durante su gestión.

"Intenté cumplir con todo mi esfuerzo mi promesa de que no me iba a sentar al sillón (presidencial) para claudicar los principios que había luchado toda mi vida", sostuvo el Presidente desde el anfiteatro ubicado en el Cerro de la Gloria.

Consideró que por su política de reivindicación de los derechos humanos, "algunos" lo consideran "el presidente más irresponsable de la historia reciente", aunque destacó: "la verdadera irresponsabilidad es el grado de claudicación al que llevaron a esta Patria y que hoy estamos empezando a desandar".

El presidente había llegado al aeropuerto Francisco Gabrielli a las a las 11:20, con 50 minutos de retraso, y se dirigió en helicóptero al parque General San Martín, desde donde un vehículo lo trasladó hasta la basílica de San Francisco, en el centro de la ciudad para asistir al Tedeum.

Dejá tu comentario