En soledad y con polémica, el kirchnerismo le dio media sanción a quita de fondos judiciales al Ciudad

Política

El oficialismo de la Cámara baja aprobó y giró al Senado el proyecto de ley que plantea la transferencia de los depósitos judiciales del Banco Ciudad al Nación, en una breve sesión que será impugnada por la oposición, por considerar que se trató de un trámite "ilegal".

El nuevo cruce entre el Frente para la Victoria y la oposición se produjo en el inicio de la discusión en Diputados, que comenzó poco antes de las 13.40, tras haber sido citada para las 13.00.

Luego de que el oficialismo consiguiera reunir 130 legisladores en el recinto (uno más del quórum de 129), el titular del bloque de la UCR, Ricardo Gil Lavedra, denunció que se había excedido "la media hora de tolerancia que establece el reglamento" para el inicio de los debates.

Acto seguido, los opositores de todos los bloques se sumaron al reclamo y, tras abandonar el recinto, juntos en el Salón de los Pasos Perdidos anunciaron que impugnarán la sesión ante la Justicia por "violar el reglamento y las costumbres parlamentarias".

El presidente de Diputados, Julián Domínguez, defendió la legalidad del debate y dijo que tiene "la potestad para seguir convocando" a los legisladores, más allá de la primera media hora.

Domínguez se basó en el artículo 26 del reglamento de la Cámara, que establece que "es obligación de los diputados que hubiesen concurrido, esperar media hora después de la designada para la sesión".

"No dice que debe levantarse en ese momento. Los diputados tienen la obligación de esperar esa media hora y después la prórroga es por asentimiento", dijo el titular del cuerpo.

Domínguez se refirió así al cuestionamiento puntual de la oposición sobre que sin quórum se había producido "una votación para habilitar una prórroga de 15 minutos".

"No fue una votación, fue un asentimiento", para el que no se necesita quórum, dijo el presidente y afirmó que sólo se esperaron "6 minutos".

En diálogo con la prensa tras la sesión, enfatizó: "Hemos actuado a derecho, por reglamento. Esta decisión política se basó en jurisprudencia, práctica, tradición y reglamento".

Las quejas opositoras también se centraron en que en oportunidades anteriores, cuando bloques no oficialistas solicitaron sesiones especiales, los presidentes del cuerpo "levantaron la sesión tras esperar solo media hora".

En ese sentido, la Prosecretaria Parlamentaria, Marta Luchetta, explicó que en ocasiones anteriores se levantó una sesión tras la media hora de espera obligatoria porque en esos casos "no había posibilidad alguna de alcanzar el quórum".

En las inmediaciones del Congreso, trabajadores del Banco Ciudad protestaron contra el proyecto que fue ingresado en Diputados por la oficialista Diana Conti y tuvo la disidencia dentro del oficialismo del riojano Jorge Yoma.

De la manifestación participaron también los diputados de la oposición que abandonaron el recinto tras denunciar la supuesta "ilegalidad" del debate, mientras que los diputados gremialistas del oficialismo, Facundo Moyano, Héctor Recalde y Omar Plaini, no bajaron al recinto en rechazo a la iniciativa.

El texto, que ahora deberá pasar por el Senado, establece que a partir de la sanción de la ley los depósitos de la Justicia Nacional Ordinaria con asiento en la Ciudad se efectúen en el Banco Nación, dejando de lado el Ciudad.

De esta forma, la entidad financiera porteña dejará de percibir un promedio de 1.200 millones de pesos por año.

Los 4.800 millones de pesos que el Banco Ciudad posee actualmente por depósitos judiciales seguirán en su poder hasta tanto finalicen esas causas.

Yoma, quien presentó un dictamen de minoría, advirtió que esta ley "va a terminar en la Corte Suprema", ya que "los jueces son quienes deciden sobre dónde van los fondos".

"Este dictamen lo único que va a provocar es daño. Esto de que no va a provocar desempleo es una expresión de deseo, porque se está haciendo daño a una institución financiera pública, descapitalizándola y dañando a los usuarios, además de violar la autarquía de la Justicia", enfatizó el riojano.

El diputado se refirió a la modificación de último momento que se incluyó en el texto oficial: "Esta ley no podrá significar en ningún caso la pérdida de empleos".

El legislador de Nuevo Encuentro, Carlos Heller, fue el encargado de defender el texto, pese a la autoría de Conti, y afirmó que "estos fondos no restarían posibilidades a los porteños".

"El Banco Nación, que tiene con objeto ser el receptor de estos depósitos, tiene una política muy activa en crédito para Pymes. El Banco Ciudad entrega 174 millones de pesos en créditos a Pymes de su ciudad, mientras que el Nación entrega 4.800 millones. Cinco veces más que lo que coloca el Ciudad en su ciudad", destacó Heller.

El diputado de Unión Peronista Felipe Solá, que votó en contra pero dio quórum, cuestionó a Heller y consideró que "éticamente debería haberse borrado" de la discusión, ya que "su banco (el Credicoop) compite con el Ciudad".

"Este proyecto no tiene ningún sentido. Soló es joder, joder y joder", se quejó Solá.El oficialismo hizo avanzar la medida con 128 votos afirmativos y 4 negativos.

Dejá tu comentario