Envión de Kirchner con más aire de barricada

Política

Néstor Kirchner cerró anoche el acto de campaña de Daniel Filmus, el candidato oficialista a jefe de Gobierno de la Capital Federal, en el Luna Park, prácticamente rodeado de una caravana de micros.

Habló el Presidente a los «capitalinos», como llama a los porteños, y les pidió que el 3 de junio -día de la votación- sea «una elección histórica». Atacó, como Filmus en su momento, a los rivales de la contienda: Mauricio Macri y Jorge Telerman, pero sin nombrarlo.

El Presidente dijo, además, que se siente orgulloso de la clase media porteña y «que, a pesar de que algunos quieren que vuelva la década del 90, nosotros hemos puesto en marcha a la Nación con educación, salud, inclusión social y dignidad, y no vamos a dejar que eso pase».

«Abrazo firmemente a Daniel Filmus en la nueva construcción de la Capital Federal para que eso también se traduzca en la nueva construcción del país», apoyó el Presidente, entre aplausos, bombos y cornetas.

Se refirió Kirchner al Gobierno porteño diciendo que «le pido por favor al ministro Filmus que la Ciudad vuelva a tener superávit fiscal y comercial, ya que otros la han sumido en un tremendo déficit».

Se arriesgó el Presidente con un discurso estridente que mezcló acciones del gobierno con la situación de la Capital, esforzado en esta ocasión en elogios a los porteños, su « intelectualidad» y su «cultura», esa « orgullosa clase media», les dijo, apelando a que «los necesitamos» y «solos no podemos».

  • Amor y justicia

    «No queremos gobernar la Capital para desatar nuestras broncas», dijo Kirchner, y pidió por la votación a Filmus, ministro al que ponderó incluso al referirse a la reforma previsional. Es que el kirchnerismo sabe que el candidato cuenta con mayores adhesiones en ese público mayor.

    «Esta es una potencia de cambio que recién empieza. Venimos con Filmus y Heller con la conciencia tranquila, sin venganza, con amor y con justicia».

    «Hay cosas también muy importantes, la construcción de un proyecto, de principios, la construcción de ideas, lo digo con absoluta generosidad, no me interesa descalificar a nadie», expresó el Presidente a la tribuna de acólitos de sindicatos y agrupaciones del Frente para la Victoria que habían esperado el discurso con la animación musical de Víctor Heredia, Teresa Parodi y Los Ratones Paranoicos.

    El Presidente inclusive resaltólas figuras de «San Martín, Mariano Moreno, Yrigoyen y Perón» y «esa luchadora, Eva Perón», ante el auditorio que lo aplaudió.

    «No les venimos a pedir que nos acompañen para tener un marco de confrontación con el pasado, les venimos a pedir humildemente que sabemos que hay una ventanita hacia el futuro, pero solos no la podemos construir, necesitamos esas características culturales, intelectuales» de los porteños, clamó Kirchner en campaña.

    Para finalizar, disparó con que «sabemos que algunos nos van a atacar, a agraviar, pero después de todo lo que pasó en la patria, nosotros, cariño, pasión, amor, contemos el afecto y el cariño que es lo importante», concluyó sentimental.

    «Tienen un presidente que no se dobla, que acierta y se equivoca y se va a corregir».

    El kirchnerismo se había entregado por la mañana a una tenida sobre pronósticos electorales, entre ministros, funcionarios de variado rango y legisladores que se envolvieron en una burbuja exitista que los anima a pensar que alcanza la segunda vuelta con el candidato. Pero, al salirse de allí, en grupos más chicos no convencía esa certeza a la que acompañaba otra: «No es que Filmus haya crecido tanto, sino que Telerman descendió y hay una fuga de votos a Macri». Especulaciones en una vecindad donde buen porcentaje de ciudadanos (hay más de 20% de indecisos, de acuerdo con sondeos) resuelve su voto el mismo día del cuarto oscuro.

    Filmus había hablado en primer lugar, con dureza contra Macri y su rival Telerman.
  • Dejá tu comentario