Es dura y casi ruptura la carta del Vaticano

Política

Reconoce para las Fuerzas Armadas a monseñor Antonio Baseotto como «su pastor» • Exige claridad sobre alcances del decreto que suprime al capellán • Podría declarar al Obispado Castrense «sede impedida» (como han sido China, Rusia, Polonia y México).

El deseo de los obispos locales de silenciar hasta después de Semana Santa el contenido de la dura carta que el Vaticano envió el martes a la Nunciatura, en respuesta a las medidas adoptadas por el gobierno contra el capellán Antonio Baseotto, se esfuma conforme pasan las horas.

Según pudo saber este diario, la misiva -que llevará la firma del secretario de Estado del Vaticano, cardenal Angelo Sodano- está lejos de buscar una tregua para el pleito. Críptico, el mensaje utiliza duros términos contra el gobierno de Néstor Kirchner en relación con la decisión oficial de suprimir a Baseotto luego de las declaraciones que el religioso realizó sobre el aborto.

La respuesta de los jerarcas de la iglesia romana está dividida en dos partes: la primera está dirigida al gobierno nacional, en tanto que la segunda es de exclusivo interés de la Vicaría castrense.

• Doble mensaje

En lo que atañe al Presidente la carta cuestiona el doble mensaje de firmar un decreto que anula al capellán mientras que el canciller Rafael Bielsa afirma que nadie le cierra las puertas a Baseotto para que celebre misa. Por eso exige el Vaticano una modificación de esa medida o un gesto de conciliación.

Hacia el final de este tramo la jerarquía católica de Roma pide más claridad sobre los alcances del decreto y busca establecer garantías sobre la libertad del
monseñor Baseotto de actuar como obispo.

Trascendió también que si el gobierno nacional no resuelve la cuestión de cuáles son las actividades permitidas al purpurado, la Santa Sede
podría considerar al Obispado Castrense «sede impedida» -una figura contemplada en el derecho canónico-. Equivale a la calificación de países con persecución religiosa como lo han sido en su momento Polonia, Rusia, China o Cuba.

Los términos de la esquela y las repercusiones en el ámbito local se traducen, para allegados a la Iglesia argentina, en una demostración férrea del tironeo entre la Conferencia Episcopal Argentina y el gobierno de
Kirchner. «Algunos miembros del Episcopado quieren pasar a la historia como los primeros opositores a Kirchner, y viceversa», confió una alta fuente ligada a la Nunciatura.

La segunda parte de la carta, la que está dirigida a la Vicaría Castrense, está expresada lógicamente en términos más espirituales y entre sus conceptos pide
«paciencia por la situación en la que se encuentra su pastor».

Invita a sobrellevar esta situación «con espíritu de sacrificio» y hace alusión a una histórica retórica de persecución: «El Señor nos dará la fuerza para sobrellevar estos momentos, debemos estar unidos».

A juzgar por los altos decibeles que el tema ha ido adquiriendo en los últimos días es de esperar que el conflicto se profundice a medida que pasan las horas. «A esta altura lo único que puede terminar con esto es la partida del anciano Pontífice», sentenció la fuente.

Dejá tu comentario