Escándalo por el Presupuesto en Diputados: la oposición denuncia intentos de soborno

Política

La sesión en Diputados en la que la oposición frustró la aprobación del proyecto del Presupuesto 2011 enviado por el Gobierno, terminó, tras 14 horas de debate, en medio de un escándalo luego de que varios legisladores anti K denunciaran que existieron presiones y ofrecimientos de "soborno" para prestar su aval al oficialismo.

En particular, la diputada del monobloque Valores para mi País Cinthya Hotton, cercana al PRO, lanzó la primera advertencia: dijo que recibió "llamados" en los que le ofrecieron "cosas".

Otros dirigentes, entre ellos Elisa Carrió, Elsa Álvarez, Patricia Bullrich, Federico Pinedo y Felipe Solá, se sumaron a las acusaciones. Apuntaron contra el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Planificación, Julio De Vido.

La diputada Cinthya Hotton dijo que recibió "llamados" en los que le ofrecieron "cosas", en tanto que la radical por Santa Cruz, Elsa Álvarez también denunció intentos de sobornos y agregó: "Mi voto no se compra".

Carrió, una de las más duras en su discurso desde el inicio de la sesión, acusó directamente a Fernández por la maniobra. "Voy a pedir una cuestión de privilegio para que la comisión de Asuntos Constitucionales investigue dónde están los diputados opositores que faltan", reclamó la líder de la Coalición Cívica. Casi 30 legisladores estuvieron ausentes en la votación. "Hubo Banelco, por no de (Fernando) De la Rúa, sino de Cristina Kirchner", señaló la diputada en alusión al caso de coimas en el Senado ocurrido durante la gestión del ex presidente para la votación de la ley de flexibilización laboral.

Antes, además, había acusado al Radicalismo de "transar" con el Gobierno para darle quórum a la sesión. "Lo que se viene es un nuevo Pacto de Olivos", bramaba Carrió cuando ya se discutía el proyecto en el recinto. Ya ayer, el radical Oscar Aguad había salido a descalificar los dichos de la diputada. Hoy se le sumó el titular nacional de la UCR, Ernesto Sanz, quien calificó las acusación de "mentirosa, descalificante e infamatoria".

En ese marco, Pinedo, jefe del bloque del PRO afirmó: "Hay ausencias que no se pueden explicar". Incluso en su propia bancada hubo bajas, entre ella la de Laura Alonso quien explicó en declaraciones radiales que prefirió no estar presente ya que "quería votar a favor" y no pretendía generar una "situación difícil" dentro del grupo.

Uno de los que se expresó en sintonía fue el jefe del bloque del Peronismo Federal, Felipe Solá, quien a raíz del escándalo generado pidió que se pasara a un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles, moción que fue rechazada. Por supuesto, el kirchnerismo no acompañó la solicitud porque tenía orden directa desde Casa Rosada de que el proyecto debía ser votado ayer mismo.

"Los diputados nos contaban que los había llamado un ministro, que los había llamado De Vido, un funcionario, un diputado ofreciéndole cosas: o materiales o dinero, cargos o cosas para sus provincias si se iban o votaban a favor", aseguró Patricia Bullrich.

Además, agregó que "existía un tarifario" para los diputados y algunos de los que estaban ausentes "aceptaron". Y anticipó que "15 o 20" van a ser interrogados por la comisión de Asuntos Constitucionales.

El Presupuesto fue finalmente rechazado y devuelto a comisión por 117 votos en contra y 112 a favor.

Dejá tu comentario