Ganancias: Massa ya negocia con el gremialismo y aliados para frenar embate opositor en marzo

Política

Facundo Moyano empuja modificaciones para dejar fuera al aguinaldo, horas extras, viáticos y otros conceptos. También se habló de la actualización del mínimo no imponible. El macrismo apunta a que se tenga en cuenta la inflación (IPC) y no salarios (RIPTE). Autónomos, con promesa de ley paralela.

A pesar de la demora -estipulada, para mantener el tema en agenda-, el oficialismo comenzó el operativo para blindar votos y avanzar el mes próximo con el proyecto sobre el Impuesto a las Ganancias que empuja el presidente de Diputados, Sergio Massa, que impone un nuevo piso de $150.000 para trabajadores activos, y para jubilaciones superiores a ocho haberes previsionales mínimos.

En las últimas horas, Massa recibió a un grupo de legisladores sindicales representados por Facundo Moyano y Vanesa Siley. El primero empuja modificaciones para dejar fuera al aguinaldo, horas extras, viáticos y otros conceptos. Además, solicitaron una revisión del concepto relacionado con actualizar el mínimo no imponible a través de salarios (RIPTE).

Dicha cuestión es uno de los puntos principales que reclama la oposición macrista, ya pretende que se tome como válida a la inflación (IPC). Pero Juntos por el Cambio también sugirió otros dos puntos.

Una de ellos es la ampliación del mínimo no imponible para jubilados -de seis a ocho haberes mínimos- por no ser “suficiente”, y recordaron desde el interbloque que la jurisprudencia de la Corte Suprema y tribunales inferiores ha declarado la inconstitucionalidad del pago en cuestión, panorama que requiere una idea más integral del asunto.

En segundo lugar, el macrismo quiere eliminar la discriminación hacia los autónomos -Massa asegura comprometerse a una ley paralela- para evitar que se amplíe la brecha. Según Juntos por el Cambio, se pueden equiparar para ambas categorías el beneficio otorgado.

Las reuniones formales e informales continuarán esta semana, aunque el tema es seguido de cerca por la AFIP y el Ministerio de Economía. De hecho, se espera que en los próximos días expongan funcionarios de primer nivel. Con el fin de las sesiones extraordinarias y el inicio del período ordinario, la Cámara baja sólo podrá realizar encuentros de carácter “informativo” debido a que aún no renovó su protocolo de trabajo virtual, un desafío para el oficialismo por no contar con mayoría propia, como ocurre en el Senado.

El proyecto de Massa apunta a eximir del pago de Ganancias al 63,4% de contribuyentes que tributan en la actualidad, o el equivalente a más de un millón de trabajadores y jubilados. En detalle, los principales beneficiados aparecen en la provincia de Buenos Aires (569.000 empleados y jubilados), Ciudad de Buenos Aires (157.000), Córdoba (103.000), Santa Fe (98.000) y Tucumán (30.000).

Para el oficialismo, cerca de 179.000 empleados de la industria manufacturera dejarían de abonar el impuesto (58% de la masa actual); Transporte y Almacenamiento, 133.000 (65%); Comercio al por mayor y al por menor, 106.000 (46%); Intermediación Financiera y otros servicios de dicha área, 48.000 (46%); y Construcción, 27.000 (54%), respectivamente.

La semana pasada, el tigrense aseguró que “es absurda la regresividad del sistema de impuestos”, ya que “con $56.000 se es pobre y con $72.000 se paga Ganancias”. Y remató: “Hay que corregir la distorsión que se produjo entre 2016 y 2019, que llevó a que hoy paguen el doble de los trabajadores que en 2015 un impuesto por trabajar”.

Etiquetado de alimentos

Diputados sí tendrá hoy una reunión plenaria informativa para analizar, junto a varios expositores, un proyecto de ley sobre etiquetado de alimentos, que establece la colocación de una serie de sellos frontales en los envases de alimentos con altos contenidos de sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

La iniciativa ya logró su aprobación en el Senado pese a la resistencia de algunas industrias provinciales. Quien está cargo del debate será la presidenta de la comisión de Legislación General de la Cámara baja, Cecilia Moreau.

Reemplazo en Senado

El exministro de Hacienda de La Rioja Ricardo Guerra asumirá como senador en la próxima sesión para ocupar la banca que quedó vacante, tras la muerte del expresidente Carlos Menem.

Dicho espacio le correspondía a la actual vicegobernadora de La Rioja, Florencia López, pero ésta anunció que continuará en su cargo, por lo tanto asumirá Guerra, quien ocupaba el lugar de primer suplente en la lista del PJ de las elecciones legislativas del 2017.

Menem había encabezado esa lista, seguido por López, que en ese momento se desempeñaba como intendenta de Arauco. “Tomé la decisión de renunciar a la banca optando por continuar en este lugar tan importante que me puso la provincia, que es ser presidenta de la cámara (de Representantes) y vicegobernadora de La Rioja”, sostuvo la vicegobernadora.

Doble sesión

El Senado que comanda Cristina de Kirchner aprovechará los últimos días del período de extraordinarias y realizará un combo de sesiones mañana. La primera será preparatoria, obligatoria todos los años por reglamento, para votar a las autoridades de la Cámara alta, mientras que más tarde habrá otra de carácter especial para sancionar varias leyes, donde aparece el blanqueo para reactivar la construcción privada.

La iniciativa contempla también las ampliaciones e instalaciones, entre otras variantes. También abarca a las obras que posean un grado de avance inferior al 50% de su finalización. Además, servirá de palanca para las viviendas sociales abandonadas, situación no contemplada en el proyecto original que envió el Ejecutivo y que la oposición logró incorporar en la Cámara baja.

Dejá tu comentario