20 de octubre 2012 - 23:58

Gobierno ordenó la evacuación de la Fragata Libertad y acudirá a ONU para su liberación

El canciller Héctor Timerman, junto al ministro de Defensa, Arturo Puricelli, leyó el comunicado que indica que, por orden de la Presidente, se dispuso la evacuación de la Fragata Libertad.
El canciller Héctor Timerman, junto al ministro de Defensa, Arturo Puricelli, leyó el comunicado que indica que, por orden de la Presidente, se dispuso la evacuación de la Fragata Libertad.
La Presidente Cristina de Kirchner ordenó "evacuar" la Fragata Libertad retenida en Ghana por una demanda de fondos buitres y enviar al canciller Héctor Timerman a Nueva York para iniciar gestiones ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Así lo anunció Timerman a través de un nuevo comunicado leído en la Casa Rosada, por el cual señaló que la justicia de Ghana dio a la Argentina "como única respuesta" a su pedido de liberación del buque que "se contemple la posibilidad de llegar a un acuerdo con el fondo buitre" que presentó la demanda, lo que el canciller calificó de "inaceptable".

"Queda claro, entonces, la intención del juez de obligar a un país soberano a negociar con una entidad dedicada a la piratería financiera desde su guarida fiscal en el Caribe. Esa opción es la única inaceptable para la Argentina. Ni el juez, ni los fondos buitres, ni sus socios argentinos lograrán torcer la decisión de un pueblo y su gobierno de rechazar las extorsiones", indicó Timerman.

El funcionario se reunirá el próximo lunes a las 10:00 con el titular del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, organismo al que la Argentina acaba de ingresar como miembro no permanente, "así como con todas aquellas comisiones que tratan las violaciones a los derechos humanos, los tratados internacionales y los delitos financieros", informó.

Mientras tanto, según dijo Timerman, por orden de la Presidente se evacuará "en forma inmediata la totalidad de la tripulación argentina y no argentina a fin de preservar su integridad dejando a bordo únicamente al capitán y una dotación mínima", necesaria para atender a la Fragata mientras permanezca detenida en el puerto.

"Asimismo, Argentina hace responsable al gobierno ghanés de todo y cada uno de los daños que sufra la Fragata Libertad hasta su liberación y de todos los perjuicios ocasionados por un acto ilegal y violatorio de las normas internacionales", apuntó el comunicado.

Acompañado por el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, el canciller indicó que el fallo de la Justicia de Ghana que ordena la detención de la Fragata "no sólo es violatorio de los Tratados Internacionales que obliga a la República de Ghana a garantizar la inmunidad de los buques de guerra sino que además ha colocado en riesgo los derechos humanos de los 326 tripulantes que se encuentran a bordo, entre ellos ciudadanos de Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Sudáfrica".

Indicó, al respecto, que en su sentencia el juez "prohibió la provisión de combustible a la Fragata", lo que impediría el funcionamiento de los generadores de energía que abastecen la cocina, cámaras frigoríficas, agua corriente y luz eléctrica y "dejaría sin efecto el sistema contra incendios, las bombas de achique si se inunda el barco e impide el control de averías".

"Dicha actitud del Poder Judicial de Estado de Ghana deja en evidencia el verdadero trasfondo de la operación. Un acto que a prima facie parecía un embargo comercial se le ha caído la careta y deja ver el verdadero rostro del poder de los fondos buitres que desde sus guaridas fiscales organizan un ataque que no es ni más ni menos que un secuestro, una extorsión y un acto de piratería contra un país soberano", concluyó.

En este contexto, todo indica que el Gobierno concurrirá a tribunales internacionales en lugar de la Justicia de Ghana, ya que desconfía de la imparcialidad del juez local Richard Adjei Frimpong y de los tribunales superiores en torno a la demanda presentada por Peter Singer, titular del fondo buitre MNL Elliot.

Precisamente, se acudiría al Tribunal Internacional del Derecho del Mar, un órgano independiente pero con vinculación a las Naciones Unidas, del que tanto la Argentina como Ghana son países miembros.

Allí, la Argentina intentará hacer pesar el artículo 292 de la Convención sobre los Derechos del Mar que establece que los buques destinados a fines no comerciales están protegidos por inmunidad soberana y, en consecuencia, son libres de requisas y embargos.

• Presión externa

El viernes, en Santiago de Chile, arreciaban los rumores sobre el "rotundo fracaso" de la gestión del viceministro de Defensa Alfredo Forti y del vicecanciller Eduardo Zuain ante las autoridades en Ghana, y se insistía con firmeza en la ejecución de un Plan B: una "masiva vuelta a casa" de la casi totalidad de la tripulación de la Libertad. La versión obedecería, según decían en Santiago, a la presión interpuesta por los "otros países" (en representación de sus cadetes) ante la cancillería argentina.

La Fragata fue retenida el 2 de octubre en el puerto Tema, al este de Accra, la capital de Ghana, a causa de una acción penal interpuesta por tenedores especulativos de bonos de deuda argentinos que no entraron al canje.

La Cancillería conformó un equipo jurídico encabezado por la embajadora Susana Ruiz Cerrutti e inició gestiones en el país africano a través de Zuain y Forti, quienes regresarían a Buenos Aires este domingo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar