Corte espera al Ejecutivo para extender cuarentena "espejo"

Política

Ninguna modificación para la Justicia fue todavía evaluada por el Gobierno. Panorama certero para el fin de la semana. Habrá nueva acordada tras decisión oficial. Nuevas medidas sanitarias y de grupos de riesgo, en discusión. Evitar tránsito de tribunales, una de las variables que impiden normalización.

El Poder Judicial espera la señal de “largada” que provenga del Poder Ejecutivo para los próximos pasos que serán dispuestos en el marco de una eventual flexibilización de la cuarentena obligatoria. Un solo dato es certero: la decisión de la Corte Suprema respecto a cómo será el panorama tras el 12 de abril será en “espejo” a las decisiones que provengan de la quinta de Olivos, donde está montada la sala de situación respecto a cómo enfrentar la pandemia. Y más todavía cuando no hubo una sola definición desde el Gobierno respecto a si se modificará el panorama para el funcionamiento de los tribunales, que atraviesan esta fase de la pandemia con una feria judicial extraordinaria por motivos sanitarios.

De acuerdo a cómo adopte medidas el Gobierno, habrá una nueva Acordada que se apoyará en las anteriores para prolongar la situación de emergencia para el ámbito judicial, a la que podrían anexársele puntos específicos respecto a la obligatoriedad o no de un “tapabocas” para la realización de tareas y tránsito, o si se modifican los “factores de riesgo” que podrían involucrar otro colectivo de personas hasta ahora no alcanzados por las recomendaciones médicas de preservación.

Hay otro dato que no se puede perder de vista a la hora de evaluar pronósticos: los agentes que operan dentro del sistema judicial constituyen un afluente importante de personas al centro porteño, una de las áreas críticas respecto al avance del coronavirus; transitan mayoritariamente en transporte público subterráneo y no cuentan con espacios amplios de desempeño, lo que no asegura las distancias mínimas que se recomiendan en materia sanitaria. Plaza Lavalle es el centro neurálgico de operatividad de muchos tribunales, a los alrededores del Palacio de Justicia. Esa situación obligará a extremar recaudos y aparenta ser una de las últimas barreras a liberar por el tránsito de personas que implica.

El gremio judicial solicitó la extensión de la feria, algo que depende -básicamente- de las decisiones que adopte la autoridad sanitaria a nivel federal que es el Ejecutivo. Los abogados apuntaron a la continuidad -más enfocada en la normalización de sus actividades- pero de manera remota aprovechando las herramientas informáticas que permiten evitar presencia física de abogados. El combo determina que son muchas personas deambulando por un radio relativamente acotado y utilizando medios de transporte público. A eso deberá adicionarse que está descartado el reinicio de las clases, lo que eximirá a trabajadores a cargos de menores en edad escolar de la concurrencia a sus labores, tal como fue una de las medidas iniciales. Ninguna de esas variables todavía fue analizada dentro de la flexibilización que empieza a ser evaluada de manera paulatina.

Se espera que para el viernes el escenario quede más claro. La coordinación quedará en manos de la vocalía de feria, a cargo del presidente de la Corte Carlos Rosenkrantz. El apuntalamiento judicial a los operativos de “calle” por violación de cuarentena llegaron a una “meseta” luego del pico inicial que desbordó a algunos juzgados de turno. Salvo en el caso de Casación, donde no todos los jueces accedieron a la aplicación remota para continuar resolviendo expedientes, el funcionamiento enfocado a cuestiones prioritarias definidas por la primera Acordada de la Corte se mantendría sin modificaciones, salvo que haya un requerimiento formal desde el Gobierno. Pese a la ansiedad, hasta anoche, nada de esto había sido analizado todavía por las autoridades nacionales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario