Hugo Moyano insiste que el crimen del tesorero no fue "una interna gremial"

Política

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, reclamó ayer dejar que la Justicia "investigue" el asesinato del tesorero de la Federación Nacional de Camioneros, Abel Beroiz, e insistió en que el mismo no fue consecuencia "una interna gremial".

Moyano descartó haberse negado a colaborar con la Justicia y se quejó porque "hay toda una animosidad contra la dirigencia" sindical y contra él mismo.

En ese marco, informó que el juez que lleva la causa, Osvaldo Barbero, "todavía" no lo citó a declarar, aunque subrayó que si recibe la convocatoria colaborará "inmediatamente" con la investigación.

"Se imaginan que apenas me citen estaré inmediatamente presente", sostuvo.

En declaraciones radiales, el líder camionero incluso se mostró muy molesto cuando le preguntaron si iba a "tapar" el hecho, ocurrido hace dos semanas en Rosario.

"Por favor, eso no tiene sentido. Que voy a intentar tapar algo, ¿por qué motivo? Todo lo contrario, estamos contribuyendo con todo lo que tenemos para que esto se descubra", recalcó.

A pesar de esta afirmación, en las últimas horas, el titular de la CGT presentó un escrito en los tribunales de Rosario en los que asegura no tener "datos o información útiles para aportar a la investigación", luego de que el juez Barbero dejara abierta la posibilidad de citar a distintos dirigentes del gremio de los camioneros.

Beroiz, quien estaba a cargo del manejo del dinero dentro de la Federación de Camioneros y tenía una estrecha relación personal con Moyano, fue atacado el 27 de noviembre en una cochera subterránea del Automóvil Club Argentino (ACA) de la ciudad de Rosario.

Si bien los sindicalistas insistieron con la hipótesis del robo, la presencia en el lugar de todos los objetos de valor de Beroiz y el hallazgo de una foto que los atacantes llevaban para identificarlo, condujeron a la Justicia a descartar esa posibilidad.

Sin embargo, Moyano enfatizó que la víctima "no tenía ningún problema, ninguna diferencia en el Consejo Directivo de Santa Fe", donde se desempeñaba, por lo que pidió: "Dejemos que la Justicia siga investigando, siga profundizando, siga haciendo su trabajo y esperemos. Este tipo de cosas no se resuelve tan fácilmente".

En ese marco, sostuvo que no hay vinculación entre el crimen de Beroiz y la muerte del hermano de Omar Viviani, secretario gremial de la CGT y titular del sindicato de Peones de Taxis.

"No se pueden generalizar las cosas. Son hechos aislados, hechos que ocurren por distinta naturaleza", juzgó.

Dejá tu comentario