Impone Macri una dieta a Telerman

Política

Mauricio Macri ya ha desembarcado en el Gobierno porteño -aunque asumirá en diciembre- para controlar que Jorge Telerman no le deje en rojo las cuentas. En las próximas horas, el jefe de Gobierno pedirá a los legisladores una reasignación de partidas y una ampliación del Presupuesto actual. El proyecto, que incluirá recortes en contratos, otros gastos y obras por más de $ 300 millones, ya fue revisado por delegados de Macri. Aceptará el gobernante electo la apertura de un plan de facilidades de pago para aumentar la recaudación, al que no quiere llamar moratoria, pero frenó emitir deuda como quería Telerman.

Mauricio Macri quiere asegurarse contar con fondos para cuando asuma el Gobierno porteño y así, su delegado en la materia, el economista Néstor Grindetti, se ha convertido casi en un miembro más de la Comisión de Presupuesto de la Legislatura y es ya concurrente a reuniones en el ministerio que maneja esas cuentas. El rojo que dejaría Jorge Telerman es lo que más preocupa al futuro gobierno durante la transición.

Ayer, Grindetti participaba junto al ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires, Sergio Beros, y los titulares de la Comisión Legislativa -Juan Manuel Olmos (Frente para la Victoria) y Diego Santilli (macrista)- de la discusión que gira en torno a cómo Jorge Telerman resolverá un faltante que hoy se calcula de alrededor de $ 700 millones.

  • Composición

    La cifra la compone el montoque insume el aumento salarial a la administración pública y el pago por reconversión de precios en contratos como los de higiene urbana.

    Pero Telerman, además, envió la semana pasada a la Legislatura la cuenta de inversión, que están estudiando los legisladores para ver de qué modo el ejercicio pasado terminó con déficit.

    El ministro Beros, en esas tenidas económicas, planteó la necesidad de que la Legislatura le apruebe la emisión de deuda por una suma que podría ir de $ 300 millones a $ 500 millones. Con esos bonos, el funcionario considera que solucionaría su problema de caja. Pero el macrismo ya le rechazó la posibilidad de aprobarle en la Legislatura una deuda de ese tipo.

    Tampoco quieren levantar la mano por esa solución en el bloque kirchnerista.

    Por eso, entre hoy y mañana, Beros enviará a la Legislatura el proyecto de readecuación del Presupuesto 2007, que en principio contemplará una parte en reasignación de partidas y la otra será una ampliación presupuestaria.

    Como contraoferta, el ministro aseguró ya a sus interlocutores que podrá proyectarse mayor recaudación que la prevista en el Presupuesto 2007, como producto de una moratoria impositiva que se lanzará. Será, por cierto, un «plan de facilidades de pago».

  • Injusticia

    Macri también les hizo saber a los funcionarios de Telerman que no es partidario de las moratorias, que producen, dice, una injusticia con quien cumplió con el pago de sus deudas. Pero el macrismo sí aceptará un plan de facilidades, que estiman le aliviará a Telerman, si obtienen buen resultado, gran parte de lo que le falta para dejar, como quiere Macri, las cuentas en cero antes de retirarse de la Jefatura de Gobierno.

    Beros está punteando con legisladores del macrismo y del kirchnerismo y con Grindetti cada uno de los números hasta llegar a una fórmula que le salde las cuentas.

    Además del plan de pagos, se estudia un recorte de cerca de $ 300 millones en obra pública y una parte inferior, del orden de los $ 30 millones, de baja de contratos.

  • Ampliación

    De esa manera, Beros podría requerir una ampliación presupuestaria inferior al monto que necesita para cubrir el aumento salarial.

    El otro paso que demandará la atención del macrismo es la confección del Presupuesto 2008, que cada una de las áreas del gobierno de Telerman está preparando, pero sin indicaciones precisas aún. En la Legislatura quieren que haya acuerdo con el próximo gobierno para la sanción de la ley presupuestaria que regirá en el primer año del cargo de Macri, y así evitar rehacer el proyecto cuando asuma el jefe de Gobierno electo.
  • Dejá tu comentario