18 de abril 2008 - 00:00

La denuncia del día: Macri, por sobreprecios en remedios

Mauricio Macri instruyó ayer a Gabriela Michetti, que atiende regocijada, sobre sus nuevos planes para impedir que los hospitales porteños sigan pagando sobreprecios por los remedios que compran.
Mauricio Macri instruyó ayer a Gabriela Michetti, que atiende regocijada, sobre sus nuevos planes para impedir que los hospitales porteños sigan pagando sobreprecios por los remedios que compran.
Mauricio Macri denunció ayer irregularidades en la compra de medicamentos para los hospitales porteños y anunció un nuevo mecanismo para que sea el Ministerio de Hacienda el que regule ese abastecimiento.

Tal como anticipó este diario, a partir del segundo semestre del año será el Ministerio de Hacienda, a cargo de Néstor Grindetti, quien realice la compra de insumos y medicamentos para todos los hospitales y no como se viene haciendo ahora, que lo resuelve cada institución.

Según Macri, el cambio de modalidad ya provocó amenazas hacia funcionarios del Gobierno, que cree que hay un circuito de ilegalidad para pagar sobreprecios.

La compra de elementos de uso hospitalario siempre promovió críticas porque se mostraba que una institución pagaba un precio distinto de otras y muchas veces se argumentó con la urgencia la diferencia de costos.

  • Centralización

    Ahora Macri creará una unidad que va a « centralizar» las demandas de medicamentos, tal como anunció ayer al mismo tiempo que denunció sobreprecios de 400 por ciento en los fármacos.

    Durante una conferencia de prensa, junto a la vicejefa Gabriela Michetti y el ministro de Salud, Jorge Lemus, el jefe de Gobierno acusó a la gestión anterior de «dispersión de precios alarmante», y advirtió que el mismo medicamento era adquirido en varias oportunidades a valores distintos.

    «Esta unidad busca claramente cuidar los recursos escasos que tenemos frente a la magnitud que podemos resolver», explicó el mandatario al explicar cómo será la compra centralizada.

    Se trata de una «unidad de operaciones de compra» que funcionará en la órbita de la Dirección de Compras y Contrataciones a cargo de Roberto Gigante. El organismo tendrá la función de comprar «los bienes de consumo y de servicios que solicite el Ministerio de Salud y controlar el stock». En ese sentido se explicó que en ocasiones un hospital tenía exceso de algún medicamento a punto de vencer, mientras que otro debía comprar para abastecerse. Con el nuevo mecanismo, la unidad convocará proveedores y le comprará sólo a uno, para que no existan diferencias tan grandes.

    Se indicó que la diferencia de precios alcanzó a antibióticos o las agujas hipodérmicas, donde llegó a 431%.

    El jefe de Gobierno dijo además que la reforma enfrentará «intentos de boicot» por parte de quienes se resisten a reformar el sistema, para que las compras se realicen con mayor control y eficiencia, pero advirtió: «No retrocederemos ante las amenazas y seguiremos para adelante, porque queremos recuperar la calidad de la salud pública».

    Explicó que «hasta hoy y desde hace varios años las compras y contrataciones de los hospitales se hacían en forma independiente, con controles muy deficientes y a través de mecanismos de emergencia que se transformaron en rutina».

    «Por medio de la auditoría que hemos hecho durante el primer trimestre de este año hemos comprobado una vez más que este sistema ha generado una alarmante dispersión de precios, y la decisión que tomamos ahora apunta a cuidar los escasos recursos que tenemos y los impuestos que pagan los vecinos», afirmó.

    En algunos antibióticos se registró una variación de 442% entre los distintos precios que pagan los hospitales en este momento, 304% en la compra de psicotrópicos, 491% en guantes de reexaminación, 431% en agujas hipodérmicas, y así una lista de valores alarmantes», según explicó el Gobierno porteño.

    Macri recordó que el año pasado 70% de las compras fue hecho al amparo de la emergencia, con lo cual, lo que debería ser un mecanismo excepcional, se transformó en « cotidiano».

  • Beneficiados

    «Sabemos que durante años esa diferencia de precios que se pagaba por los medicamentos ha beneficiado a mucha gente, pero eso se terminó», sentenció el mandatario. Grindetti, por su parte, explicó que la reforma también prevé «la licitación de la logística de distribución de insumos a los distintos hospitales, lo que permitirá entregar los medicamentos con la debida celeridad y dar respuesta rápida a situaciones de emergencia».

    También habló el ministro de Salud, Lemus, quien arribó a la gestión porteña tras desempeñarsecomo director del Hospital Fernández y luego de rechazar el ofrecimiento de Daniel Scioli para ocupar el área de salud en la provincia de Buenos Aires.

    Lemus destacó: «Nuestra administración es la primera que está decidida a cambiar el sistema y que no se limita simplemente a señalar el problema».
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar