La Justicia le otorgó la probation a Parrilli y elude el juicio oral

Política

La Justicia aceptó el pedido de probation presentado por la jueza en lo penal y contravencional porteña Rosa Elsa Parrilli, quien de ese modo consiguió eludir el juicio oral y público en su contra por haber agredido y discriminado a dos empleadas de tránsito.

El juez penal y contravencional Norberto Circo resolvió acceder al pedido de la magistrada, quien deberá realizar tareas comunitarias no remunerativas en Caritas durante un año y medio, y estará inhabilitada para manejar vehículos por el mismo plazo.

Además, el juez Circo consideró apropiada la "oferta pecuniaria" de 5 mil pesos realizada por Parrilli a cada una de las dos empleadas de tránsito, Rocío Gomez y María Itatí Albe, quienes fueron víctimas de los hechos.

El fiscal Angel Carestía, quien había requerido el juicio oral para la jueza, apelará la resolución de Circo antes del fin de semana.

Entre sus argumentos, Circo entendió que la opinión del fiscal Carestía -al oponerse a la probation- no era vinculante, y que cuando sucedieron los hechos Parrilli no se encontraba en funciones.

En tanto, mañana, el Consejo de la Magistratura de la Ciudad resolverá si resuelve enviar a juicio político a la jueza Parrilli.

El Plenario del organismo deberá evaluar el dictamen de la Comisión de Disciplina y Acusación, en donde sus tres integrantes aconsejaron en forma unánime enviar a juicio político a Parrilli.

De aprobarse el dictamen acusatorio, Parrilli sería enviada a juicio político y podría ser suspendida en su cargo.

La denuncia ante el Consejo había sido realizada por el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Guillermo Montenegro, quien a su vez presentó una denuncia penal, bajo los cargos de presuntas amenazas y discriminación.

La jueza Parrilli fue captada por una cámara de seguridad reclamando a los gritos y con insultos, la devolución de su vehículo marca Volkswagen, el cual había sido llevado por la grúa por estar mal estacionado en la ochava de la calle Rodríguez Peña al 400.

"Ganan 1.200 pesos para joder a la gente, ¡todas morochas, ni una rubia contratan!", le gritó la jueza a las empleadas, según quedó registrado en las cámaras de seguridad.

Tras el episodio, Parrilli pidió disculpas por su conducta en escritos presentados ante la Justicia, así como ante el Consejo de la Magistratura.

Dejá tu comentario