"La peor manera de defender la escuela pública es cerrándola"

Política

El ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, reiteró su rechazo a las tomas de colegios secundarios y estimó que "la peor manera de defender la escuela pública es cerrándola". Además, insinuó que detrás de las protestas de alumnos "hay otras razones" que no son pedagógicas, ni educativas y aseguró que "están mal asesorados".

"Lo que están haciendo es afectar negativamente a la escuela pública, con lo cual tampoco es una defensa de la escuela pública", afirmó.

Según explicó Bullrich, su cartera está "aplicando" una política del Gobierno nacional, que evaluó como "correcta", y que servirá para que "los títulos de las escuelas técnicas y medias de la ciudad tenga validez en todo el país".

El funcionario porteño explicó que la validez permite que "cuando un alumno está estudiando el segundo año en Córdoba pueda pasar a tercer en Buenos Aires, porque la familia se muda o por cualquier otra razón, sin tener que hacer equivalencias, ni recuperar". De esta manera, el Gobierno macrista "está homologando todas las carreras (técnicas) para que pueda pasar ese cambio".

Los estudiantes que mantienen tomados 32 establecimientos argumentan que el Ministerio no les dio participación en la discusión de los cambios. Por ese motivo, marcharán esta tarde a la sede principal del Ministerio de Educación, en Paseo Colón 255. Reclaman participación en el proceso de reforma curricular y volvieron a exigir que el año próximo se realicen debates en las escuelas y la suspensión de los cambios hasta el 2014.

En este sentido, Bullrich reveló que en la Ciudad la política del Gobierno nacional la "están aplicando equipos técnicos (del Ministerio), con docentes y directivos de las escuelas, y en diálogo con alumnos" y por ahora "sólo se implementó en ocho de los 28 colegios técnicos".

Sin embargo, a continuación aclaró que "los alumnos tienen una participación informativa, la decisión es de los equipos técnicos, que definen con los docentes y directivos de escuelas".

"Hay más de 100 títulos (para validar), con lo cual va a haber mucho trabajo, que se va a hacer el año que viene, que también va a ser con el mismo formato", estimó.

El ministro desmintió que la homologación de títulos provoque despidos o cierre de cursos. "Se han dicho muchas cosas, como que se iba a sacar el turno noche, que los docentes iban a perder el trabajo. Ya se ha aclarado por escrito, firmado por mí y un grupo de directivos y supervisores para que esté clarísimo" que no va a suceder.

"La peor manera de defender la escuela pública es cerrándola", siguió. "Cuando en 2010 las escuelas fueron tomadas al 2011 todas las escuelas tomadas perdieron matrícula. Así estamos haciéndole mal a la escuela pública. Como dice Mauricio Macri, la escuela pública se defiende abriéndola, con inglés desde primer grado, una computadora por alumno, se defiende de otra manera, no cerrándola", consideró.

Para Bullrich, uno de los principales problemas es la imagen que se da al exterior de los colegios y a los futuros estudiantes secundarios. "En este momento se están haciendo los procesos de inscripción para el año próximo. Un padre que se acerca a una escuela que está tomada no tiene mucho incentivo para anotar a su hijo en esa escuela", sostuvo.

Asimismo, el ministro dijo que "los alumnos y alumnas están siendo mal aconsejados y asesorados, inclusive en algunos casos por docentes, que, creyendo en la buena intención tienen mala información, pero esto ya fue aclarado la semana pasada por escrito".

Al ser consultado por la permanencia de las medidas de fuerza, dijo que "sinceramente no se entiende" y abogó por "seguir dialogando con los maestros y la única autoridad en las escuelas, que son los directivos".

Aunque no identificó a ningún partido político, Bullrich aseguró que detrás de las tomas hay otos intereses. "No sé cual es la razón, no parece haber una bandera, pero tampoco parece una cuestión pedagógica, o educativa. Acá hay otras razones porque no hay cambios pedagógicos, ni educativos en los títulos y esto lo que están haciendo es afectar negativamente a la escuela pública, con lo cual tampoco es una defensa de la escuela pública", concluyó.

Dejá tu comentario