7 de diciembre 2007 - 00:00

Lo que se dijo en Diputados

La jura de laprimeralegisladora dela comunidadTehuelche deChubut, RosaChiquichano(Frente para laVictoria),despabiló porun instante alos legisladoresen laceremonia dejura en laCámara deDiputados.
La jura de la primera legisladora de la comunidad Tehuelche de Chubut, Rosa Chiquichano (Frente para la Victoria), despabiló por un instante a los legisladores en la ceremonia de jura en la Cámara de Diputados.
  • Caucaulina Caucaulina

  • (Nadie atiende mucho a las fórmulas por las cuales juran los legisladores. Ni se recuerda lo que prometen, porque siempre encuentran alguna razón de estado para defraudar la confianza de sus votantes. Pero cuando se ponen frente a la presidencia de la Cámara para decir su juramento aprovechan algunos para hacer proselitismo o revestirse de ceremonia quizás para llamar la atención. La mayoría, claro, juró por la Patria, los Evangelios y Dios, pero hubo también juramentos más extravagantes en la sesión preparatoria del miércoles en la Cámara de Diputados.)

    MANUEL MOREJON (PJ, Chubut): ¡Por Dios y por la Patria, sí, juro! ¡Y juro por el valor de mi palabra!

    Rosa Chiquichano: Señor presidente, ¿me autoriza a dar un breve mensaje de mi pueblo?

    Alberto Balestrini: ( presidente PJ, Bs. As.) Si hay asentimiento de la Honorable Cámara, así se hará.

    Chiquichano: Caucauliná, caucauliná, caucauliná. Númün pëbra compu rüya a pérjü jañiñir jañiñir númün pëtra compu rüya jañiñir jañiñir. Caucauliná, caucauliná, caucauliná (sic). Mis ancestros rogaban en sus cantos que tuviera la fuerza del león, y en su ejemplo de vida solidaria me enseñaron el camino del amor. Con verdad, con fe, con esperanza voy andando el laberinto de la vida. Cinco siglos de dolor americano pasaron, y estoy viva. ¡Estoy viva! ¡Hermanos, estamos vivos! ¡Revivamos la memoria y la verdad! Tu palabra, mi palabra, la palabra, son razones que se tienen que escuchar. Desde el fondo profundo de mi tierra me proyecto en mi luz universal sin rencores, sin miedo, sin violencia. La paz, la paz, se reconstruye con verdad, con verdad, con verdad.

    Juan Dante Gullo ( kirchnerista, Cap. Fed.): Por Perón, Evita, mi pueblo y los treinta mil detenidos desaparecidos.

    Miguel Bonasso: Por la Patria. También juro por la memoria de los treinta mil desaparecidos.

    Cynthia Hotton: (macrista, Cap. Fed., pastora evangelista): Por la Patria y también me comprometo ante Dios y los Santos Evangelios.

    Antonio Morante (PJ, Chaco): Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios y por la memoria de mi padre y por todos los que confiaron en mí.

    Griselda Baldata (ARI, Córdoba): Por la Patria. ¡Y por el honor también!

    Cecilia Merchán (Frente Grande, Córdoba): Por la Patria ¡Y por Juana Azurduy, por Evita, por «Vicky» Walsh, por Azucena Villaflor y por todos los hombres y mujeres que lucharon y luchamos por esta patria!

    María Josefa Areta (Frente de Todos, Córdoba): Por Dios y la Patria ¡Y por los treinta mil desaparecidos!

    Hugo Perié (PJ, Corrientes): Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios ¡Y en memoria de los compañeros fusilados en Margarita Belén!

    Lisandro Viale (socialista, Entre Ríos): Por la Patria ¡Y por la memoria de mi padre!

    Hilda Aguirre de Soria (PJ, La Rioja): Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios y por la memoria de monseñor Enrique Angelelli.

    Guillermo Pereyra (PJ, Mendoza): Juro por Dios, la Patria y los compañeros trabajadores.

    Dante González (PJ, Mendoza): ¡Juro por Perón, Eva, el movimiento obrero y los trabajadores!

    Héctor Jorge Álvaro ( kirchnerista, Mendoza): Juro por todos los compañeros que murieron para que tengamos una patria y no una colonia. Juro por mi familia, por mi mamá y por mi hermano.

    Julia Perié (kirchnerista, Misiones): Por Dios y la Patria. Por el honor, por los compañeros detenidos desaparecidos y por todos los militantes populares, ¡sí, juro!

    Juan Scalesi (UCR, Río Negro): Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios. Por los niños, por los ancianos, por mi provincia, por los trabajadores, por la CGT, por UPCN, ¡sí, juro!

    Gerónimo Vargas Aignasse (PJ, Tucumán): Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios ¡Y juro por la memoria de los muertos y los treinta mil desaparecidos!

    Juan Carlos Vega (ARI, Córdoba): ¡Sí, juro! Por Dios, la Patria y los Santos Evangelios ¡Y por los cincuenta y siete sobrevivientes de la UP 1 de Córdoba!   

  • «La Corte no gobierna»

    (Jugoso y con entrelínea, el debate sobre un pedido de la oposición de aumentarles a los jubilados usando como argumento el superávit de la ANSeS y el fallo de la Corte Suprema que ordenó se le actualice a un pasivo según el costo de vida del INDEC. La diputada arista disidente María América González, que además es abogada laboralista, fue señalada tácitamente por la neokirchnerista Graciela Camaño por promover juicios contra el Estado en reclamo de esos aumentos. Eso motivó un cruce con dardos contenidos en alusiones y metáforas.)

    MARIA AMERICA GONZALEZ (ARI rebelde,Cap. Fed.): Hoy, por primera vez en muchos años -por lo menos desde que yo me dedico a la tarea previsional- existe en la ANSeS un superávit como no hubo en otros momentos. Ese superávit hoy lo estamos destinando a bonos
    públicos, letras de Tesorería y plazos fijos, y con el fondo de sustentabilidad podemos incluso invertir en el exterior. Yo pregunto: ¿no podemos primero cumplir con la deuda interna? Apelo a la voluntad de nuestros colegas, a las madres, a las suegras, a las esposas y a muchos diputados y diputadas que como yo estamos prácticamente en la tercera edad. ¿Por qué no podemos cumplir medianamente con el pago de lo que corresponde?

    Graciela Camaño (PJ, Buenos Aires): Quiero expresarme brevemente, mientras se trata de juntar el quórum. Me parece que muchas de las cosas que se dijeron aquí fueron expresadas con parcialidad e injusticia. Entonces, creo que es bueno colocar esta cuestión en su justo lugar. Por supuesto que estamos a favor de la posibilidad de que en este Congreso discutamos el tema de la movilidad de los trabajadoresjubilados. Obviamente, estamos absolutamente de acuerdo. No nos gusta que la Justicia marque los tiempos de este cuerpo. No nos gusta que desde sus dictámenes los jueces nos digan qué tenemos que hacer. Anhelamos que en algún momento podamos discutir en este recinto de qué manera vamos a encarar la movilidad de los trabajadores, de forma tal de evitar que tantos estudios jurídicos se enriquezcan injustamente con nuestros jubilados.

    M.A. González: No quiero hacer una discusión sobre quién litiga y quién no, o si litigan por los muertos, porque yo tendría que nombrar acá a cada funcionario que tiene un estudio paralelo al lado de la ANSeS, que tienen asesores que trabajan acá y trabajan haciendo los juicios, sindicalistas que tienen administradoras y que tuvieron. En definitiva, hasta hay curas malos, aunque uno nunca podría pensar que un sacerdotesea malo. Así que cuandohablo de los profesionales que nos acusan, lo hago en el sentido correcto. Yo estaba en el gobierno de la Alianza y me tuve que ir por la nefasta llegada de Patricia Bullrich y Domingo Felipe Cavallo. En todos los gobiernos se dice: «Ustedes hacen los juicios; ustedes los inventan...». No quiero hablar sobre esto, pero sí quiero referirme a la opción.

    Alberto Balestrini ( presidente, PJ, Buenos Aires): No es posible personalizar la discusión contestando afirmaciones previas.

    M.A. González: No estoy contestando, señor presidente.

    A. Balestrini: Ya habló, señora diputada. No puede volver a hacerlo sobre este tema.

    M.A. González: Entonces, ¿por qué me contestaron a mí?

    A. Balestrini: Entonces, queda claro que no está de acuerdo, pero ahora se debe votar, porque estamos en la media hora de mociones de preferencia y hay un sinnúmero de diputados que querrían intervenir...

    M.A. González: ¿Por qué se despide de esta manera, señor presidente?

    A. Balestrini: ¿Quién le dijo que yo me despido de esta manera, señora diputada?

    M.A. González: Despídase de una manera más cordial, señor presidente. Por ejemplo, diciendo: «María América, tiene razón; están presos, porque yo me puedo divorciar, usted también puede hacerlo, pero los trabajadores, no.». Se tiene que despedir así, señor presidente.

    Además, vaya a la provincia de Buenos Aires y celebre que su caja no se pasó a la Nación. No la pase nunca, porque seré la principal enemiga de que ello suceda...

    A. Balestrini: Quédese tranquila, señora diputada. Si Dios quiere, la llevo como asesora mía a la provincia de Buenos Aires. (Risas.).
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar