Juez de Lomas no cede a presiones de Py, redobla apuesta y reclama otra causa clave

Política

El juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé pidió a un colega de Comodoro Py que se inhiba de seguir interviniendo en un expediente en el que se investiga el lanzamiento de panfletos de contenido intimidatorio contra el exfuncionario del Ministerio de Defensa José Luis Vila.

El juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé pidió a un colega de Comodoro Py que se inhiba de seguir interviniendo en un expediente en el que se investiga el lanzamiento de panfletos de contenido intimidatorio contra el exfuncionario del Ministerio de Defensa José Luis Vila.

En medio de una fuerte puja por la competencia y presiones desde el macrismo y Comodoro Py para que Augé se desprenda del caso de espionaje, el magistrado de Lomas de Zamora no sólo rechazó inhibirse, sino que ahora, con todas las pruebas, pidió a la justicia de CABA otro expediente con similares imputados.

De acuerdo a la solicitud de los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide, el juez Augé reclamó a su colega de CABA Sebastián Ramos un tramo de una causa sobre actos intimidatorios contra el entonces funcionario de Defensa en la que estarían involucrados ex agentes de la AFI procesados en el caso principal de espionaje ilegal que tramita en Lomas de Zamora.

El hecho en cuestión es de marzo de 2018 y se refiere al lanzamiento de panfletos por parte de personas indeterminadas, los cuales contenían una fotografía de Vila y la leyenda “JOSÉ LUIS VILA CORRUPTO Y ACOSADOR”.

Estos hechos fueron denunciados por el damnificado, dando lugar a la formación de un expediente que luego se acumuló a la investigación por el hallazgo de un artefacto explosivo en el exterior del edificio del exfuncionario, a cargo del juez federal de Comodoro Py Sebastián Ramos.

La causa relacionada al artefacto explosivo, luego de un conflicto de competencia, quedó definitivamente radicada en Py. Pero sobre la investigación de los panfletos, los fiscales y el juez Augé, sostienen que debe tramitar en Lomas.

La razón es que, según los fiscales ”se han reunido pruebas del involucramiento” respecto de Jorge Sáez, Leandro Araque y Diego Dalmau Pereyra (todos ellos entonces agentes de la AFI de Gustavo Arribas) “en la elaboración de una nota y de panfletos con texto similar a los arrojados en Azopardo 250, en un lapso temporal coincidente con su hallazgo”.

En ese sentido valoraron distintos intercambios de mensajería que tuvieron lugar entre el 15/03/2018 y el 22/03/2018, entre Jorge Sáez y Leandro Araque, en los que se menciona también a Diego Dalmau Pereyra, y que “resultan demostrativos de su intervención en la maniobra”, según los fiscales.

Expresaron que “se advierte que los agentes Leandro Araque y Jorge Sáez, por órdenes de Diego Dalmau Pereyra ejecutaron maniobras tendientes a perjudicar la imagen de José Luis Vila, confeccionando para ello una nota dirigida al Ministro de Defensa. Además, elaboraron una suerte de afiches o panfletos en los que figuraba la imagen de la víctima con distintas descripciones que denostaban a su persona”.

“Es dable sostener que en lo que respecta a Vila y su correspondiente legajo, se halló evidencia que da cuenta de una operación tendiente a desprestigiar su imagen política y de la que participaron cuanto menos Sáez y Araque, quien para esa fecha actuaban bajo las órdenes de Diego Dalmau Pereyra”, recordaron los fiscales.

En la resolución, el juez argumentó que para evitar pronunciamientos contradictorios respecto de los imputados y por razones de conexidad, inmediatez y celeridad, correspondería que Ramos se inhiba en ese expediente y se lo envíe para anexar a la megacausa de Lomas de Zamora.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario