Los piqueteros, aislados abajo y en los palcos

Política

El oficialismo aisló ayer en Plaza de Mayo al piquetero Luis D'Elía, quien ya había sido desacreditado públicamente el martes por Néstor Kirchner. El verborrágico vocero del ala dura del kirchnerismo apenas pudo subir a saludar al palco reservado para gobernadores, ministros y funcionarios, pero, a diferencia de los actos anteriores, no pudo permanecer en ese sector VIP. El destierro de D'Elía se reflejó también en la movilización de las llamadas organizaciones sociales oficialistas que esta vez se hizo en forma separada. El único referente piquetero que demostró fidelidad al líder de la Federación Tierra y Vivienda (FTV) fue el diputado de la CTA, Edgardo Depetri.

El Frente Transversal Social y Popular de Depetri se concentró cerca del mediodía en la esquina de la avenida Corrientes y Talcahuano, frente a las oficinas que tiene D'Elía. El ex subsecretario de Tierras y Hábitat Social del gobierno de Néstor Kirchner tuvo allí su único y fugaz segundo de gloria: improvisó en la ventana del segundo piso un balcón piquetero desde donde saludó abrazado a Depetri a un puñado de seguidores que lo esperaban cortando el tránsito.

  • Soledad

    La FTV -que fue en el primer gobierno de Kirchner el principal sostén callejero de la Casa Rosada, ahora desplazada por intendentes y gremios tras la peronización del matrimonio- ingresó en soledad por Avenida de Mayo y se ubicó sobre la calle 25 de Mayo al lado del Banco de la Nación.

    El aislamiento de D'Elía fue una consecuencia directa de la reprimenda de Kirchner durante su conferencia de prensa del martes, cuando el ex presidente aseguró que no compartía la advertencia del piquetero de salir a armarse en defensa del gobierno de su esposa.

    El agrio protagonismo del jefe de la FTV espantó también a gobernadores peronistas como Mario Das Neves, de Chubut, quien aseguró que no estaba de acuerdo con la metodología de marchas y contramarchas impulsada por D'Elía. Hasta el jefe de la CGT, Hugo Moyano, pensó en un momento en cancelar el acto de ayer para no quedar asociado a la figura del dirigente social kirchnerista. Luego de ser demorado en varias vallas de acceso al escenario, D'Elía calmó a su tropa: «Voy a entrar, no se preocupen, esto ya me pasó otras veces». Una vez arriba del palco, saludó al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y se retiró. Tampoco accedió a ese sector Depetri, a diferencia de Emilio Pérsico, del Movimiento Evita y el diputado Ariel Pasini, quienes por su estirpe peronista fueron recibidos con abrazos por gobernadores y ministros kirchneristas.

    Las organizaciones sociales leales al gobierno movilizaron unas 12 personas, según estimaciones policiales. Además de la FTV, Militancia Social fue una de las más numerosas tal vez gracias a la presencia de Alicia Kirchner al frente de la columna que se reunió en la esquina de Avenida de Mayo y 9 de Julio. La ministra de Acción Social ingresó caminando a la Plaza junto al diputado Pasini y luego se dirigieron juntos al palco.

    Pese al sobreactuado rechazo oficialista a D'Elía, en su discurso, Cristina de Kirchner insistió sobre la teoría del golpe agrario repetida por el piquetero desde que estalló la pelea con el campo. El kirchnerismo hizo entonces que el líder de la FTV se inmmolara públicamente para calmar así los ánimos en el peronismo que, tras las deserciones del cordobés Juan Schiaretti, el chubutense Das Neves, el santafesino Carlos Reutemann, el entrerriano Jorge Busti y el bonaerense Felipe Solá, ya comenzaba a sentirse desplazado por el ex funcionario de Kirchner.

    Un dato que pasó inadvertido: D'Elía venía sosteniendo la teoría del golpe agrario desde hacía varias semanas, pero el peronismo, a través de Moyano, gobernadores e intendentes, pidió que le pongan un freno cuando el piquetero acusó a Eduardo Duhalde de estar al frente del supuesto golpe de Estado.
  • Dejá tu comentario