Lousteau: "Los problemas de la Argentina no se resuelven tirándose piedras de un lado al otro"

Política

Camino a octubre, Martín Lousteau encara la última parte de su tercera campaña electoral consecutiva. Como hace cuatro años, el economista retomó las recorridas proselitistas por la Ciudad de Buenos Aires con la intención de volver a ocupar una banca en la Cámara de Diputados.

En una entrevista con ámbito.com el economista llamó a "ganarle al pasado y mirar claramente las cosas que hay que mejorar". En ese contexto, Lousteau reconoció que el 13% alcanzado por Evolución en las primarias "no nos deja conforme", pero se mostró confiado de cara a octubre porque "apuntamos a instalar una mejor discusión en la política del país". Además, deslizó la posibilidad de ir a la carga por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad dentro de dos años.

Por otra parte, Lousteau aseguró que "el endeudamiento es un taxi que se va acumulando y eso ya lo hemos visto" y anticipó que entre sus propuestas en materia económica se encuentra la promoción de una Ley de defensa de la competencia. Además, defendió el reclamo de Vidal por el Fondo del Conurbano pero llamó a "debartirlo en el Congreso".

Periodista: ¿Qué evaluación hace de los resultados de las PASO?
Martín Lousteau: Somos una fuerza con vocación de transformar por lo cual aspiramos a formar mayoría. Desde esa perspectiva la elección no nos deja conforme porque tenemos el potencial, la visión, el equipo y las propuestas para gestionar con otras prioridades. Nos votaron 250 mil porteños por lo cual nosotros nos sentimos muy identificados con quienes piensan que los problemas de la Argentina no se resuelven tirándose piedras de un lado al otro, sino que se resuelven visibilizándolos, contribuyendo, poniendo las capacidades que uno tenga en distintos ámbitos, pero tampoco siendo levanta manos. Apoyando las cosas que están bien y marcando las cosas que son perfectibles. Nosotros queremos construir nuestra identidad a pesar de que el contexto no sea el mejor.

P: ¿Cuál es la estrategia en la campaña hacia octubre?
ML: Estamos convencidos del diagnóstico que tenemos, de cuáles son nuestras propuestas que llevamos adelante. Toda campaña tiene dos condimentos: el entorno y cómo uno actúa sobre el entorno. Tenemos un entorno donde hay "indignanza", una mezcla de indignación por el pasado y una dosis de esperanza por el futuro que se puede construir. Creemos que Argentina muchas veces dilapidó la esperanza, muchas veces se desengañó del futuro que le prometían. La mejor manera de cuidar eso es ganarle al pasado y mirar bien claramente las cosas que hay que mejorar. Nosotros tenemos nuestra misma campaña, no es que cambiamos nuestras convicciones en un entorno menos propicio.

P: Hacer referencia a "ganarle al pasado" implicaría ir a en busca de votos contra el kirchnerismo
ML: Apuntamos a instalar una mejor discusión en la política del país. Con la política de la Ciudad creo lo hicimos en las elecciones anteriores. Antes se tiraban piedras el PRO y el kirchnerismo, pero no resolvían muchas cosas y se ponían de acuerdo en muchas otras. Nosotros lo rompimos y salimos segundos dos veces. Instalamos todos los temas que antes no estaban instalados: el juego, la salud pública, el acceso a la vivienda. Creo que eso mejoró y hace que el propio Gobierno de la Ciudad mejore. La discusión del futuro se debe hacer con todos, pero aquellos que no muestran predisposición a reconocer la corrupción que los atravesó por todos lados, que ocultan los datos de pobreza, que no quisieron participar de la ceremonia de traspaso, que parece que quisieran que a la economía le vaya mal, es un actor que no quiere discutir el futuro. Queremos tener el suficiente peso para que los acuerdos y las diferencias que tenemos con el Gobierno transiten como se transitan en cualquier democracia y no deslegitimando. A eso me refiero, a dejar atrás un modo de hacer política, un modo de discutir, un modo de no buscar acuerdos, un modo de plasmado en el "vamos por todos". No quiero que vuelva eso.

P: ¿Cómo se imagina el armado en la Legislatura porteña y en el Congreso a partir del 10 de diciembre?
ML: Tenemos nuestra identidad y nuestra agenda tanto en la Legislatura como en el Congreso Nacional. Nos parece importante tener una actitud de proponer en rubros o en ámbitos donde las soluciones que dan los Gobiernos no son las mejores. Por eso seguiremos insistiendo con otro esquema en el tema de la recomposición de las tarifas, proponemos otro esquema, no el que hacía Moreno, con el tema del abastecimiento porque no podemos no mirar en sectores de la economía en donde tenés una elevada concentración. Tuvimos la cuarta protesta de los productores que no reciben un precio adecuado para producir mientras que muchos de los precios de los alimentos están entre los más caros del mundo.

P: ¿Qué propuesta llevará al Congreso con relación a la defensa a la competencia?
ML: En el Congreso presenté una Ley de defensa a la competencia antimonopólica que no está siendo tratada. En los países parecidos al nuestro como Australia, Nueva Zelanda, Colombia y Chile han hecho investigaciones y lograron bajar los precios un 23%. Donde tenés un poder monopólico en algún lugar de la cadena lo que hace es comprar más barato y vender más caro. Cuando podés intervenir en la cadena con instrumentos modernos empezás a resolver estos temas. La Argentina desde hace mucho tiempo tiene que investigar profundamente en la cadena alimenticia, porque le remuneramos al productor algo que no le alcanza para producir y sobrevivir. El otro gran rubro es aquel donde un montón de bienes se usan para fabricar otros bienes: cemento, acero, aluminio, vidrio, cartón, papel, plásticos. Esas cadenas hay que investigarlas.



P: ¿Está pensando en ir por la Jefatura de Gobierno nuevamente en 2019?
ML: Cada vez que me encomendaron mi trabajo lo hago a mi máxima capacidad. Eso es lo que corresponde hacer si me toca estar en la Cámara. En el 2019 veremos. Nuestra fuerza tiene el interés de cambiar la realidad y para eso tenés que ganar el Ejecutivo y esa vocación permanece intacta.

P: ¿Un resultado no esperable en estas elecciones atentaría contra sus intenciones políticas dentro de dos años?
ML: Tenemos un diagnóstico que lo venimos diciendo desde hace seis años, en los medios y en campaña. Un diagnóstico de lo que le pasa a la Ciudad y a la sociedad en general. Esas cosas a veces resuenan más porque algunas elecciones son legislativas y otras ejecutivas, se dan ante un estado de ánimo y los contextos cambian. Nosotros tenemos esta visión y no la modificamos por el contexto, creemos que la resolución de los problemas de la Argentina requiere más inteligencia colectiva y requiere menos enojos. Quizás en esta elección eso resuene menos de lo que resonó en 2015 y quizás en 2019 eso resuene más, pero nosotros estamos convencidos del rumbo.

P: Desde el Gobierno afirman que el nivel de endeudamiento no es preocupante. ¿Qué evaluación hace al respecto?
ML: Como muchas otras cosas, la situación económica tiene de un lado unos fanáticos que dice que todo está mal que son los que dejaron la herencia como la dejaron. Del otro lado, algunos que dicen que estamos entrando en los mejores 20 años de la Argentina. Estoy convencido de que se puede entrar en los mejores veinte años, pero si discutimos las cosas que tenemos que discutir. En la Argentina el déficit tiene muchos impactos. Cuando vos tenés que traer u$s 35 millones por año, tiene un tipo de cambio más bajo ya que al traer dólares a la Argentina y al haber más dólares, el dólar valdría menos de lo que valdría en ausencia de ese déficit. Tiene el impacto de que el endeudamiento es un taxi que se va acumulando y eso ya lo hemos visto. Además, tenemos un Estado que tiene tres veces más plata que hace 25 años y gran parte de eso tiene que ver con el aumento fenomenal de los impuestos. Estas son las cosas que hay que discutir para darle la tranquilidad a los argentinos para que argentina se va a desarrollar sin crisis.

P: ¿El Gobierno podría encarar una reforma tributaria acorde a esto que estás mencionando?
ML: En la Argentina los problemas y las inconsistencias los dejamos acumular tanto tiempo que después resolverlos es complejo. Te doy tres ejemplos relacionados con lo fiscal. Ahora se quiere discutir sobre el Fondo del Conurbano y lo dejamos estar durante 15 años porque se tendría que haber discutido en 2002 después de la devaluación porque quedaron los precios fijos y a mediada que el país iba teniendo inflación ya no tenía mucho sentido. El fondo del Conurbano se convirtió en un Fondo Anticonurbano entendiendo que el Conurbano es el principal problema que la Argentina tiene que resolver social, política y económicamente. Otro es el caso de la ANSES donde se le devuelve plata a las provincias. Esa plata se debería haber devuelto cuando se estatizaron los fondos en 2008. Con respecto a la reforma tributaria que Argentina tiene que encarar, el mejor contexto para hacerla es cuando tenés superávit y hoy no lo tenés. Podrías haber hecho una buena reforma tributaria en 2006 o 2007. La posibilidad de encausar eso involucra a muchas patas distintas, hay que aproximar estos problemas que se fueron acumulando por desidia y por falta de conversación entre los políticos.

P: Las provincias están en pie de guerra con Vidal por reclamo del Fondo del Conurbano porque los gobernadores exigen que el tema se debata en el Congreso. ¿Cuál es su postura al respecto? ¿Considera válido el reclamo de Vidal?
ML: Para mí se tiene que debatir en el Congreso porque afecta a muchos. Pero lo que ocurre es una discriminación enorme contra Buenos Aires, en contra de las posibilidades que tiene la gobernadora para ordenar la Provincia. Ahora pretendemos corregirlo y se requiere una negociación política para armonizar las partes porque es un montón de plata para las provincias, cuyo reparto tendríamos que haber corregido en 2002. El reclamo de Vidal es válido porque vos creaste un fondo de $ 650 millones que era principalmente para el Conurbano y producto de la devaluación del 1000% hoy tenés muchísima más plata para las provincias y menos plata para el Conurbano. El reclamo de la gobernadora es justo y hay que corregirlo. Es absolutamente necesario que la Provincia de Buenos Aires cuente con los fondos necesarios imprescindibles para poder brindar los servicios que los bonaerenses precisan.

Dejá tu comentario