Macri firma: 8 puntos de diferencia y advirtió por amenaza de fraude

Política

«Con ocho puntos de diferencia firmamos», alentó Mauricio Macri a los suyos ayer, en el cierre de campaña, para referirse a que esa distancia con el segundo, el próximo domingo, lo convence de ganar nuevamente en la segunda vuelta del 24 de junio.

Macri, más desvelado por el ballottage que por la elección del próximo domingo, finalizó ayer el maratón de actos que coronó el cierre de su campaña electoral.

El macrismo se animaba en esas citas que comenzaron el miércoles por la tarde a un acto por hora, con la idea de un vuelco de indecisos a favor del candidato y así superar la barrera de votos que en 2003 le reportó 37%, insuficientes para vencer en segunda instancia.

Es la idea original que aventuró Macri para largarse a repetir la candidatura porteña y resignar la presidencial, pero en ese momento imaginaba una elección polarizada contra un candidato del oficialismo y aventuraba superar la barrera histórica. Con dos candidatos rivales, hoy, el macrismo aspira a obtener buena diferencia y se inquietaba anoche ante la incertidumbre de cuál será el contrincante el próximo 24 de junio, Jorge Telerman o Daniel Filmus.

Sobre esa expectativa giró el cierre de las «24 horas de propuestas», que se realizó en la sede partidaria de PRO en la calle Alsina del centro porteño.

«Trabajar hasta el domingo y después a arrancar de vuelta», les dijo a sus adherentes en el salón, legisladores y postulantes todos vestidos con la camiseta amarilla impresa con la fórmula electoral para la ocasión.

Macri hizo sonar una campana -tal como cuando dio inicio a la actividad- para concluir el acto que mantuvo en vigilia a los macristas con presentaciones también en la madrugada.

El candidato aseguró que «con ocho puntos de diferencia,firmamos», frase que interpretó la candidata a vice, Gabriela Michetti: «La historia indica que esa diferencia es irremontable», señaló la legisladora.

  • Respeto

    Michetti pidió que «si la distancia es mayor, seamos respetuosos con la decisión que va a tomar el segundo», dejando entrever que tal vez ese segundo decline competir en segunda ronda.

    Macri señaló que «el gobierno tiene difícil la Capital, como siempre le ha pasado a los gobiernos nacionales» y remató con que «se va acercando la hora en Buenos Aires, y si tenemos suerte en la Argentina, de hablar menos y hacer más».

    «No queremos que nos voten porque somos los menos malos -dijo el candidato-, queremos que nos voten porque somos la mejor opción

    Macri alertó además a sus fiscales para pedirles que el domingo «cuenten bien los votos» porque «los que agreden tienen la costumbre de manotear votos».

    «Les pido a todos también que entremos con paso firme a la segunda vuelta, igual que lo vamos a hacer si entramos al gobierno» porque «vamos a cuidar la plata de la gente más que si fuese nuestra», prometió.
  • Dejá tu comentario