Macri quiere probar este año al kirchnerismo con una elección

Política

Le descubrieron a Mauricio Macri un ataque de proselitismo. Instruyó a su gente, asesorado vaya a saber por quién, para que le preparen una elección este año en la Capital Federal. Sobre lo que sea, con tal de darle pelea al kirchnerismo en un distrito en donde cree puede tener un triunfo seguro que no sabe si logrará el año que viene, cuando se elijan diputados locales y nacionales. Una elección posible es para cubrir las autoridades barriales en lo que se llama «comunas» (un proyecto que está en los papeles). Otra es para reformar la Constitución. Y si no, que sea una consulta popular. Pero que se vote.

Mauricio Macri quiere que este año los porteños voten. Se lo ha prometido a un puñado de legisladores propios a los que más atiende. Sabe que no tiene hoy los votos para una reforma de la Constitución porteña, por eso estudia la convocatoria a una consulta popular, ya que resiste la imposición de llamar a la votación de juntas comunales.

En principio la oposición, que en la Ciudad de Buenos Aires representa el kirchnerismo, no le prestarán los votos para que impulse la reforma de la constitución porteña, que mencionó durante la campaña electoral.

El macrismo reavivó esa idea en una reunión de legisladores junto al jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, que surgió a partir del reclamo de algunos diputados del oficialismo sobre la primera votación de juntas comunales que debería realizarse -de acuerdo a una ley- el 10 de agosto próximo.

Como sus antecesores, Macri no está convencido de convocar a esa votación. Querría en cambio una elección de estatuyentes para modificar la Constitución y, entre otros puntos, eliminar la cláusula que obliga a crear 7 cargos electivos por cada una de las comunas de la Ciudad, que son 15. Eso generará 105 puestos nuevos con sueldos de alrededor de $6.400 para cada uno, unos $8 millones al año, sólo para los jefes comunales.

Con esa excusa, Macri impulsaría la reforma, pero no llega con los votos. Necesita dos tercios del recinto, 40 y sólo acumula 27. Suma los que le prestaría la Coalición Cívica de Elisa Carrió, 6, pero no le alcanza.

Inclusive el macrismo cree que el bloque de Aníbal Ibarra podría acompañar la iniciativa, ya que el ex mandatario se quejó muchas veces del «número alto» de miembros de las juntas. Pero el legislador Ibarra sostiene que «Macri quiere cambiar la Constitución para otra cosa y así sólo frena el proceso de descentralización. En todo caso que se voten las juntas y después se ve si hay algo que modificar».

De ese modo, Macri no podría avanzar sin el kirchnerismo que también negó ayer la posibilidad.

«Macri quiere cambiar la Constitución para obtener la reelección indefinida, frena la descentralización y no estamos de acuerdo, para eso no le damos los votos», sentenció el titular de la bancada Frente para la Victoria, Diego Kravetz.

Aseguran, sin embargo, los íntimos del jefe de Gobierno porteño que «Macri está convencido cada día más de llamar a elecciones este año, pero no necesariamente para comunas».

Casi un acertijo plantean en ese sentido. La mayoría de los legisladores del bloque impulsan a que se realice la votación de comunas, aunque no hay nada preparado para la misma, como por ejemplo, los padrones que debe confeccionar la Justicia electoral. Lo alientan convencido de ganar esa elección en las comunas y obtener así el control de las zonas descentralizadas de la Ciudad, cuyas facultades no están aún del todo claras en la propia ley que las creó.

Plantean que además «Mauricio quiere probar el voto electrónico este año» y que hasta podría convocar a una consulta popular que le avale su empeño en cambiar la Carta Magna porteña.

Sin embargo la propia Constitución de la Ciudad de Buenos Aires le impide convocar a una consulta a los vecinos sobre su propia materia. Los temas constitucionales están vetados a ser consultados a la vecindad y además se trataría de una votación no obligatoria y tampoco vinculante.

Sin la ayuda de la oposición, Macri no podrá tener reforma constitucional. Podría intentarlo si decide llevar un proyecto a la Legislatura que termine obligando a poner en debate la cuestión.

Dejá tu comentario