Macri resolvió que división en barrios se vote en 2009

Política

«El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires resolvió convocar a elecciones para designar a los integrantes de las Juntas Comunales en 2009, en forma simultánea con los comicios legislativos», difundió al atardecer el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tras la decisión que se terminó de adoptar entre el martes a la noche y ayer a la mañana. Hoy, el Ejecutivo enviará el proyecto de ley a la Legislatura, junto con la propuesta de eliminar los sueldos de 90 de los 105 comuneros que deben votarse.

Las dudas de Mauricio Macri sobre la fecha terminaron de diluirse con un informe de la oficina de catastro del Gobierno porteño, que aseguró que se requerían cerca de ocho meses para revisar y corregir el mapa oficial de la Ciudad, y así poder confeccionar los padrones electorales con certeza, algo que venía advirtiendo la jueza María Servini de Cubría.

«Si convocamos para este año y no llegamos con los padrones, el costo es doble», convencieron a Macri en su entorno, tras las movidas de la oposición reclamándole los comicios.

La fecha, según el comunicado del Gobierno porteño, se definió «con el fin de poder concluir los requerimientos ordenados por la Justicia electoral para el correcto empadronamiento de los ciudadanos y la demarcación de cada una de las secciones electorales».

Hasta la mañana de ayer, el macrismo se entregó a una fuerte discusión sobre la posibilidad de finalmente convocar este año a la elección de comuneros pero, no en agosto como estaba previsto, sino en noviembre.

Partidarios de esa movida alentaban a Mauricio Macri con encuestas propias que delatan una leve baja en la imagen del jefe porteño y le manifestaron el temor que decaiga más el año que viene.

Sin embargo ganó la postura de impulsar un desdoblamiento electoral en 2009 que circunscriba al macrismo a una votación municipal, alejada de la competencia nacional a la que se presentará Elisa Carrió -ganadora en las presidenciales del distrito- a disputar una banca en el Congreso.

Macri anunció por la mañana que luego serían Gabriela Michetti y Rodríguez Larreta los voceros de la decisión. Sólo insistió en que no quiere que los siete cargos por cada una de las comunas que impone la Constitución sean rentados, sino que sólo cobre el titular de la zona, tal como anticipó este diario que propondría el jefe de Gobierno.

La noticia desbarató a la oposición que tiene previsto llevar adelante hoy una sesión especial para convocar a la elección barrial para este año. Con la nueva, ya que es la primera comunicación oficial sobre el tema, los bloques buscarán otro tipo de acuerdo.

Tanto la Coalición Cívica de Carrió como la bancada de Aníbal Ibarra, el socialismo, los independientes, el kirchnerismo y la izquierda estaban dispuestos a bajar hoy al recinto para apurar los comicios. Sin embargo la decisión se revisaba anoche, a lo que se agregaba la dificultad para conseguir quórum propio ya que toda la oposición junta reúne 33 de los 60 legisladores y el resto es del macrismo, pero dos kirchneristas estarán ausentes por viajes.

  • Posibilidad

    Macri, a través de la Jefatura de su Gabinete que comanda Rodríguez Larreta, anunció la celebración de los comicios barriales para el año que viene, en conjunto con la renovación de las bancas legislativas. De ese modo deja la posibilidad abierta de separar las urnas del distrito de las nacionales en caso de una crisis de candidatos. Tratará de convencer a Gabriela Michetti de que se presente como candidata a diputada nacional para competir con Carrió, algo que resiste la vicejefa que ya lleva perdido un debate televisivo con la ex legisladora. Es decir, juntas las elecciones comunales con las legislativas le sirve al Gobierno porteño de excusa para convocar en una fecha diferente de la de diputados cuyo calendario impondrá el gobierno nacional. Nadie podrá decirle que es un exceso, cuando el año pasado los porteños concurrieron tres veces a las urnas en el mismo semestre. La postergación de la elección comunal le deja además tiempo para instalar candidatos a legisladores que encabezarán la tira a la que, en cada una de las 15 zonas, irán adosados los postulantes a la junta comunal.

    Todo eso, además, lo dejará supeditado a que la Legislatura le apruebe el proyecto de que seis de los siete comuneros que se postulen estén dispuestos a trabajar sin cobrar sueldo.

    Por otra parte, el Gobierno porteño indicó que decidió conformar un equipo técnico en el ámbito de la Dirección General Electoral para las tareas necesarias para concretar las revisiones ordenadas y que «la realización completa de ese trabajo insumirá un plazo aproximado de entre seis y ocho meses».

    «Somos el Gobierno que va a implementar el sistema de comunas, pero después de 11 años en los que no se hizo nada, queremos que las cosas se hagan bien, sin apuros ni desprolijidades y cuidando la plata de los vecinos», advirtió Rodríguez Larreta.
  • Dejá tu comentario