Larreta fogonea la paz interna en el arranque de la campaña de JxC

Política

El jefe porteño traza el recorrido para la otra elección, la disputa de 2023 donde espera contar con la bendición de Macri.

Un indicio que lanzó por zoom, Mauricio Macri, casi terminó ventilando la interna de Juntos por el Cambio, el martes a la noche, cuando el expresidente, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich coincidieron en el encuentro virtual, organizado en Mendoza, por el diputado nacional Omar De Marchi.

“Me piden que volvamos a poner a la Argentina en el camino del respeto institucional”, dijo allí el expresidente, calando en la duda de propios y ajenos, acerca de su vuelta a la política en un cargo electivo. Para empezar, se piensa en este 2021 donde algunos, dentro del PRO, lo ven como candidato a diputado nacional, mientras que otros creen que “no lo dice pero lo medita” y una tercera posición sostiene que “de ninguna manera, lo que él quiere es apoyar a los que hicieron carrera con él”. Ese lote, claro lo integra Larreta, quien también tuvo sus minutos para hablar acerca de la importancia que le otorga a la militancia, de la necesidad de afiliaciones y una vez más impartió su premisa, la de la unidad. El jefe porteño está convencido que su carrera a un cargo mayor está sujeta a que Juntos por el Cambio o las mutaciones de nombre que se podrían dar, se mantenga aliado. En ese camino, Larreta no piensa en divisiones ni enfrentamiento con el ala dura del su partido.

En un esquema que ya se viene armando para las elecciones porteñas, la duda entonces es si Macri se presentaría, lo cual no es menor. Llamó la atención, en otro sentido una reunión de Elisa Carrió y Patricia Bullrich, con otros movimientos dentro de los aliados del PRO. Por ejemplo las visitas de Martín Lousteau a la provincia de Buenos Aires, o el propio Zoom mendocino donde Larreta expresó que “la oposición se ha mantenido unida, eso es un golazo. Lo mismo a nivel partidario. Hay un muy buen trabajo de haber mantenido la coalición unida. Sin unidad no hay alternativa”. En ese camino, el alcalde porteño tiene al menos un acuerdo con Macri, que la Ciudad “tienen que quedar para el PRO”. Es el inicio de una rayuela que armará los casilleros de los próximos comicios en función de la expectativa para 2023. Para entonces, en el entorno de Larreta aspiran que sea el propio Macri quien le de la bendición a su exjefe de Gabinete porteño para su sueño mayor.

Mientras tanto, Carrió dijo que “hay muchos candidatos” en la alianza que integra y en eso parece tener razón. La pelea porteña da cuenta de esas posibilidades, con aspirantes como Bullrich, Lousteau o María Eugenia Vidal.

“Todos estos días me han pedido que volvamos a poner a la Argentina en el camino de la modernización, de la integración al mundo, del respeto institucional, de un Estado al servicio de la gente”, le dijo Macri a los mendocinos.

De Marchi, insistió: “necesitamos recuperar el gobierno de la República en 2023” y Bullrich explicó que “queremos convertir al PRO no sólo en una fuerza electoral sino también en una fuerza de carácter social”.

Dejá tu comentario