Política

Macrismo y oposición activan guerra contra los supermercados

La exhibición de un producto no superará el 30% del espacio disponible que comparte con los de similares características y diferente marca. Otro 25% será para pymes, y un 5% adicional para originados por la agricultura indígena.

A pocos días del fin de la gestión macrista y el inicio de una kirchnerista, oficialismo y oposición empujaron casi en sintonía una guerra contra supermercados, al aprobar un proyecto que fija estrictas reglas para controlar los productos que se muestran en góndolas.

Lo curioso es que la iniciativa en cuestión fue impulsada meses atrás por Elisa Carrió, y replicada luego en Buenos Aires por la gobernadora, María Eugenia Vidal. Sin embargo, en Diputados, la oposición aprovechó meses atrás la falta de picardía del oficialismo y se quedó con un dictamen aprobado ayer con ayuda de gran parte de Cambiemos y de la propia referente de la Coalición Cívica. También celebraron, entre otros, el piquetero papal Juan Grabois y el empresario Víctor Fera.

En resumen, el dictamen opositor establece que la exhibición de un producto no supere el 30% del espacio disponible que comparte con productos de similares características y diferente marca. Además, se tendrá que garantizar un 25% del espacio disponible para productos de similares características y diferente marca, para la exhibición de productos producidos por micro y pequeñas empresas nacionales inscriptas en el registro de “Mi PYMES” y/o en el ReNAF; y un 5% adicional para productos originados por la agricultura familiar, campesina o indígena y los sectores de la economía popular.

Por otra parte, los productos de menor precio -conforme la unidad de medida- se encontrarán a una altura equidistante entre el primer y último estante de las góndolas. En locaciones virtuales, deberá garantizarse que las ofertas de menor precio -conforme la unidad de medida- se publiquen en la primera visualización de productos de la categoría en cuestión.

En cuanto a islas de exhibición y exhibidores contiguos a las cajas -sector más que jugoso-, se deberán que presentar productos producidos por micros y pequeñas empresas nacionales inscriptas en el registro de “Mi PYMES” y/o en el ReNAF, o los que en el futuro los reemplacen, en un 50%. En el dictamen opositor también se proponen controles estrictos para no demorar el pago a proveedores -60 días- y un código de buenas prácticas para la distribución mayorista y minorista.

Regalo para Rossi

El jefe ultrakirchnerista de la Cámara baja, Agustín Rossi, suena como potencial ministro de Defensa -cargo que ya ocupó- en una nueva ronda de globos de ensayo que sueltan gratis desde el búnker del presidente electo, Alberto Fernández.

Como gesto ante una eventual partida a dicho ministerio, el pleno del recinto le regaló ayer la votación de un curioso proyecto para aumentar el gasto con el fin de crear un fondo destinado a reequipar a las Fuerzas Armadas, tras años largos de desidia.

La iniciativa, que ahora pasó al Senado, propone un esquema de incremento progresivo que parte del 0,35% del total de los ingresos corrientes previstos en el Presupuesto 2020, hasta llegar a un 0,8% en el 2023 y en los sucesivos ejercicios presupuestarios.

Al cierre de esta edición, se discutía en el plano del recinto un extenso combo de proyectos, declaraciones y resoluciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario