22 de mayo 2013 - 21:41

Militantes K saldrán a la calle para controlar que se cumpla el acuerdo de precios de Moreno

La jefa de Estado decidió convocar a agrupaciones políticas y sociales a salir a controlar que el congelamiento de precios de los 500 productos se cumpla.
La jefa de Estado decidió convocar a agrupaciones políticas y sociales a salir a controlar que el congelamiento de precios de los 500 productos se cumpla.
"Hablando de los precios, es necesario comenzar a hablar claramente porque parece ser que cuando se habla de los precios, los aumentara Moreno o los aumentara Cristina Fernández de Kirchner. Y mis queridos amigos y compañeros y los que no son compañeros, empresarios, comerciantes pequeños, medianos, chicos, regulares, los que ponen los precios son ustedes", aseveró la presidente Cristina de Kirchner, siendo la primera vez que cuestiona hasta los pequeños comerciantes.

Como a juicio del Gobierno los empresarios son los responsables de la inflación, la jefa de Estado decidió convocar a agrupaciones políticas y sociales a salir a controlar que el congelamiento de precios de los 500 productos se cumpla.

Si bien Cristina convocó a las organizaciones religiosas a sumarse, los primeros en responder a la convocatoria oficial son los militantes agrupados en La Cámpora, Unidos y Organizados, y La Kolina.

La semana que viene en la Secretaría de Comercio, bajo la batuta de Guillermo Moreno, se reunirán representantes de las organizaciones políticas junto con intendentes para coordinar el seguimiento de precios. Cabe señalar que no habrá una sola lista de precios de los 500 productos congelados sino una por cada cadena de hipermercado. "Para que se entienda; no habrá un solo precio de aceite para todas los supermercados sino el precio que tenía, por ejemplo, Coto al 1ero de febrero", explicaron en la Casa Rosada. 

También se contemplarán que los precios sean diferentes en localidades alejadas de los centros urbanos por el costo de transporte pero siempre tomando como referencia el precio existente en dichas cadenas del interior al 1 de febrero. Así, los militantes podrán controlar los precios en función de la cadena que les toque auditar.

Asimismo, se prevé que los supermercados publiquen los precios de los 500 productos como también se podrán leer en la página de la Secretaría de Comercio Interior. De todas maneras, para el consumidor será un poco más complicado controlar salvo que siempre compre en la misma cadena de comercialización.

Respecto de la sanción que podrían recibir los que incumplan con el congelamiento, el titular de la CGE, Ider Peretti sostuvo que "los intendentes, las fuerza vivas y los jóvenes se van a ocupar de hacer conocer a la sociedad los que incumplen con el acuerdo".

La Presidente fue más clara al recordar que el expresidente Néstor Kircher aplicó la ley de Abastecimiento en el 2005 y 2006. Esta norma data de 1974 y establece sanciones a las empresas que no suministren en forma normal la provisión de un producto. Las sanciones van desde arrestos de hasta 90 días, multas pecuniarias y clausura de los establecimientos por tres meses para los comercios y empresas que no cumplan.

Respecto a cómo funcionará el control militante, el diputado nacional Edgardo de Petri dijo que los militantes deben "denunciar a aquellos que utilizan el aumento de precios para llevarlo a ganancias no quede impune y tenga una sanción de las instituciones", explicó el diputado. A su juicio, los simpatizantes del kirchnerismo "no le podemos dejar la pelea solo a la presidenta o a Moreno sino que tienen que participar para tener más miradas y ponerle más el cuerpo a una pelea (por los precios) que parecería que se dirime en la televisión o en la radio".

En tanto, José Urtubey, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, fue en representación del titular de la entidad, Héctor Méndez, y señaló sobre este tema: "Lo irritante sería un mal funcionamiento (del control), como concepto la responsabilidad es de todos", deslizó diplomáticamente al tiempo que salía presuroso de la sede presidencial.

Por su parte, Daniel Funes de Rioja, titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) al ser preguntado telefónicamente por ámbito.com sobre el control de precios por los militantes afirmó que "entendemos que, así como los empresarios nos ajustamos a la ley también los mecanismos de control se deben adecuar a la ley y al Estado de Derecho".

Al ser consultado sobre la acusación de la primera mandataria en el sentido de que los empresarios son los que suben los precios Funes de Rioja sostuvo que "el Estado tiene en vigencia un sistema de administración de precios con las empresas" (en referencia a la autorización de precios que otorga desde hace años la Secretaría de Comercio, Guillermo Moreno) y agregó que "en virtud de esto la realidad lo que muestra es que no hay márgenes irrazonables. Por otro lado tanto los costos de las materias primas y los salarios junto con la combinación de la fiscalidad nacional, provincial conjuntamente con el incremento de los fletes son factores que inciden en la estructura de costos y competitividad de las empresas".

De esta manera, dio a entender que la suba de precios, al menos de las empresas que conforma la entidad que representa, desde hace tiempo son monitoreados por las autoridades.

Sin embargo, en el Gobierno hace tiempo que están convencidos que las empresas tienen márgenes de ganancias excesivos. Justamente el viceministro de Economía, Axel Kiciloff viene desde hace tiempo analizando toda la estructura de costos de las grandes empresas.

De hecho la jefa de Estado en su discurso puso como ejemplo las diferencias de precios entre una localidad a otra "un importante titular de un supermercado que es muy conocido, no es anónimo, le preguntaba a él por qué los precios en Calafate un 5 o un 6 por ciento más caros que en Río Gallegos y, bueno, por el transporte...por el transporte, nada; el transporte que viene por la Ruta 3, cuando llega a Aguaray, ¿qué tiene?, 270 kilómetros para Calafate y unos 30 y pico de kilómetros para Río Gallegos. Por 270 kilómetros, vos no poder tener sobre todos los productos una diferencia del 5 por ciento. Eso que se lo vayan a contar a otro".

Además, en el Gobierno están convencidos que algunos medios de comunicación fogonean el tema de la inflación, esto explica justamente que Moreno les "sugiriera" que no publiquen avisos ni hagan spots televisivos. "Como son ustedes los anunciantes más importantes que tienen los medios de comunicación, sean escritos, orales, televisivos terminan hablando del Gobierno de los precios y no terminan hablando de ustedes. Claro, porque ustedes son los que le ponen la plata en publicidad", dijo Cristina.

El kirchnerismo está decidido a defender el modelo porque como aseveró la propia jefa de Estado gracias al modelo "la Argentina sigue andando y lo que es mucho mejor noticia: va a seguir andando pese a quién le pese".

Finalmente y aunque sin mencionarlo le contestó al nuevo titular de la UIA respecto a su preocupación por la pérdida de competitividad. "Tenemos competitividad, tenemos el tipo de cambio más competitivo de toda la región, si no que comparen", dijo y agregó que "los servicios esenciales para producción" como la "luz y el gas siguen siendo subsidiados por el Gobierno Nacional. Estos son servicios subsidiados y son los más competitivos de toda la región".

Además, señaló que la presión tributaria no es tan alta y recordó que "el Gobierno Nacional no ha aumentado un solo impuesto, cuando se habla de presión tributaria que se dirijan a los intendentes o gobernadores, también hacemos un llamado a todos los dirigentes del país para que contribuyan a este círculo virtuoso", concluyó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar