Moyano: "Si no quieren dar respuesta a los reclamos, que lo digan. Vamos a saber bien qué hacer"

Política

El titular de la CGT, Hugo Moyano, le reclamó al Gobierno "que diga" si va a hacer lugar a los reclamos de la central obrera por aumentos salariales, restitución de fondos de las obras sociales y suba del mínimo no imponible por ganancias, y advirtió que en caso de no tener respuesta utilizará "todos los medios legales y de lucha que tienen los trabajadores".

Al encabezar en un acto en la sede de la CGT en conmemoración del 65 aniversario de la Declaración de los Derechos del Trabajador por parte de Juan Domingo Perón, Moyano reiteró la batería de reclamos que le viene planteando desde hace varios meses al Gobierno, por las que aún no recibió respuesta.

Y en un tono desafiante advirtió que no le tiene "miedo a nadie" y que sólo se "doblega ante Dios".

También recordó "la responsabilidad" que vienen teniendo los trabajadores en sus reclamos y señaló que no puede haber "ni piso ni techo" en las negociaciones paritarias porque en caso contrario debería darse el aumento salarial "por decreto y listo".

"Moyano no tiene miedo, con el único que me doblego es ante Dios. Por eso simplemente, humildemente, pero con mucha firmeza, si no tenemos respuesta, por lo menos que nos digan no vamos a darle, no aceptamos este reclamo, los 15 mil millones de pesos se los van a quedar el Estado, que nos digan si no va a haber aumentos, que nos digan que no van a actualizar las asignaciones familiares ni a subir el piso del impuesto a las ganancias", recalcó el líder de Camioneros.

"Si no me quieren dar una respuesta a mí, que se la den a los trabajadores. Si no quieren dar respuesta que lo digan, nosotros sabemos lo que vamos a hacer. Vamos a utilizar todos los medios de legales y de lucha que tiene los trabajadores", avisó en uno de los pasajes más fuertes.

"No jueguen a las escondidas", pidió además Moyano, quien semanas atrás ya había enviado dos cartas a Cristina Kirchner para reiterar una vez más sus pedidos y sigue esperando una reunión con la Presidenta.

En rigor, se trató de un acto del moyanismo más puro, ya que asistieron sólo los dirigentes aliados al camionero, sin presencia de representantes de los "independientes" ni los "gordos" de la CGT, como tampoco de los que responden al gastronómico Luis Barrionuevo.

En ese contexto, los partidarios de Moyano gritaron consignas agresivas en medio de la fractura con sectores del oficialismo como "a los traidores los vamos a matar".

Ante centenares de afiliados al gremio de Camioneros e integrantes de la Juventud Sindical que colmaron el salón Felipe Vallese de la sede de la calle Azopardo, el jefe de la central trabajadora dijo que algunos sectores del Gobierno "confunden la inclusión social con la justicia social".

"Cuando escuchamos hablar desde el Gobierno de la inclusión social, es importante la inclusión social con los Planes Trabajar y los subsidios pero no puede ser permanentemente eso, la dignidad del hombre se logra con un trabajo y un salario digno. Muchos confunden la inclusión social con la Justicia Social. La bandera del peronismo es la justicia social, esta es la realidad que estamos peleando", resaltó Moyano.

En tercera persona, afirmó que mientras el Gobierno sigue dilatando una respuesta a los reclamos de la CGT "no se le está faltando el respeto a Moyano, ni ignorando a Moyano, se está ignorando a los trabajadores".

También dedicó unos párrafos de su exposición a los funcionarios que lo criticaron en público: "A algunos les conviene estar al calor del poder de turno a mí me conviene estar al calor de los trabajadores", señaló.

El jefe de la CGT estuvo flanqueado por el titular del gremio de Judiciales, Julio Piumato, el de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, el diputado y abogado de la central Héctor Recalde, -hace mucho que no aparecía junto a Moyano- el historiador Norberto Galasso, y el diputado y titular de la Juventud Sindical, Facundo Moyano.

Las ausencia más notorias fueron la del titular del sindicato de Peones de Taxis, Omar Viviani, y el de Canillitas, Omar Plaini, dos de sus colaboradores más cercanos.

Antes de que hable Moyano, se hizo un minuto de silencio por la muerte de "los 51 trabajadores" que se trasladaban en el accidentado tren Sarmiento y luego Puimato fue él único que hizo referencia a este hecho cuando le tocó tomar las palabra.

"Tuvimos que suspender este acto las semana pasada por la tragedia que todavía conmueve a toda la sociedad y costó la vida de 51 trabajadores y 800 trabajadores heridos", señaló.

Dejá tu comentario