Dos argentinas se sumaron al lanzamiento global de la Internacional Progresista

Política

El movimiento reúne a 60 activistas, pensadores, académicos, artistas y funcionarios de todo el mundo. Buscan frenar el colapso ecológico, las desigualdades económicas y el avance del Covid-19. Proponen un "Green New Deal" a largo plazo y 4 medidas económicas para empezar ya. Quiénes están detrás.

Preocupados por el colapso ecológico, las desigualdades económicas y el avance del Covid-19 a nivel global, más de 60 activistas, pensadores, académicos, comunicadores, artistas y funcionarios de relevancia mundial lanzaron esta semana la Internacional Progresista (IP), un movimiento contrario al neoliberalismo, destinado a transformar las instituciones que hoy impactan negativamente en las vidas, las comunidades y el planeta que habitan 7.700 millones de personas.

La Internacional Progresista surgió del llamado a la unidad de todas las fuerzas progresistas del mundo, realizada en diciembre de 2018 por el Movimiento Democracia en Europa (DiEM25) y el Instituto Sanders, para formar un frente común transformador de los actuales pilares económicos y políticos regentes del traspaso a la Cuarta Revolución Industrial. "Es hora de que los progresistas del mundo se unan", proponen los referentes de la IP.

La organización, que se sostiene por donaciones privadas de sus miembros, es una suerte de Déjà vu aggiornada en clave ONG de la Internacional Socialista, refundada por partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas en Francfort en 1951 -tras la Segunda Guerra. La IS es una reversión moderna de la Primera Internacional de los Trabajadores de 1864 y de la posterior Segunda Internacional de 1889. Hoy, la IS en clave política se llama Alianza Progresista y fue reactivada en 2013 con una conferencia políticopartidaria en Liepzig.

La IP nació en un contexto de pandemia sin vacuna, pero con históricas reivindicaciones. El fracaso de las recetas económicas ortodoxas de los últimos 30 años, el incremento planetario de la pobreza, el despilfarro de los recursos naturales y la anticuada arquitectura financiera mundial los impulsan a actuar. “Los nacionalistas de derecha y sus aliados corporativos han sido los primeros en construir una infraestructura internacional para avanzar en una agenda de exclusión y explotación. Las fuerzas progresistas se alzan contra ellos. Pero a pesar de los objetivos y experiencias compartidos, carecen de una infraestructura para unirlos. El pilar del Movimiento tiene como objetivo proporcionar el tejido conectivo entre las fuerzas progresivas de todo el mundo. Nos unimos, organizamos y movilizamos fuerzas progresistas detrás de una visión compartida de un mundo transformado”, aseguran.

¿Cuáles son los objetivos de la Internacional Progresista?

Según su manifiesto fundacional, la IP aspira a un mundo que sea:

  • Democrático, donde todas las personas tienen el poder de dar forma a sus instituciones y sus sociedades.
  • Descolonizado, donde todas las naciones determinan su destino colectivo libre de opresión.
  • Justo, para corregir la desigualdad en nuestras sociedades y el legado de nuestra historia compartida.
  • Igualitario, que sirva a los intereses de muchos, y nunca a los pocos.
  • Liberado, donde todas las identidades disfrutan de los mismos derechos, reconocimiento y poder.
  • Solidario, donde la lucha de cada uno es la lucha de todos.
  • Sostenible, que respete los límites planetarios y protege a las comunidades de primera línea.
  • Ecológico, que armoniza la sociedad humana con su hábitat.
  • Pacífico, donde la violencia de la guerra es reemplazada por la diplomacia de los pueblos.
  • Postcapitalista, que premia todas las formas de trabajo al tiempo que abolió el culto al trabajo.
  • Próspero, que erradica la pobreza e invierte en un futuro de abundancia compartida.
  • Plural, donde la diferencia se celebra como fuerza.

Cualquier similitud con la encíclica papal Laudato Sí es pura coincidencia. O no.

¿Quiénes están detrás de la internacional Progresista?

El Consejo Directivo de la IP la integran Noam Chomsky, Rafael Correa, Celso Amorim, Fernando Hadad, Álvaro García-Linera, Naomi Klein, Gael García Bernal y el economista griego Yanis Varoufakis.

Yanis Varoufakis y Bernie Sanders.jpg
En agosto de 2015 el ex ministro de Economía griego Yanis Varoufakis le envió una carta a Cristina Fernández de Kirchner para celebrar la designación de su alumna Delfina Rossi como directora del Banco Nación con 26 años. “Es inteligente, talentosa, trabajadora y profesional

En agosto de 2015 el ex ministro de Economía griego Yanis Varoufakis le envió una carta a Cristina Fernández de Kirchner para celebrar la designación de su alumna Delfina Rossi como directora del Banco Nación con 26 años. “Es inteligente, talentosa, trabajadora y profesional". El senador demócrata Bernie Sanders delegó en su esposa el armado de la Internacional Progresista.

También son de la partida la científica programadora mexicana Paola Villarreal, el politólogo libanés Fawwaz Traboulsi, la congresista costarricense Paola Vega, la escritora egipcia Ahdaf Soueif, el antibélico inglés Asad Rehman, la globalifóbica sudafricana Trusha Reddy, la cineasta checa Apolena Rychlíková, el izquierdista ruso Alexey Sakhnin, el senegalés ex Amnistía Internacional Pierre Sané, la novelista india Arundhati Roy, la ambientalista alemana experta en Antártida Carola Rackete, la keniata experta en estudios africanos Nanjala Nyabola, la popular youtuber colombiana María Paulina Baena, el parlamentario británico corbynista John McDonnell, la abogada fiyiana Kavita Naidu y el multipremiado documentalista canadiense Avi Lewis.

Se suman a la lista el ex senador ecologista australiano Scott Ludlam, el demócrata turco Ertuğrul Kürkçü, la diputada indigenista guatemalteca Vicenta Jerónimo Jiménez, la premier islandés Katrín Jakobsdóttir, la historiadora feminista portuguesa Joacine Katar Moreira, el teórico social chino Wang Hui, el revolucionario chileno Giorgio Jackson, la veterana luchadora social india Aruna Roy, el filósofo croata Srećko Horvat, el informático estadounidense Harry Halpin, la ex ministra de Educación de las Islas Marshall Hilda Heine, el fundador del Observatorio de la Dolarización ecuatoriano Andrés Arauz, el blogger tunecino Slim Amamou, el abogado de derechos humanos de Micronesia Julian Aguon y la parlamentaria canadiense defensora de la Igualdad de Género Niki Ashton.

El Consejo Directivo se completa con el afroamericano malcolmista X Kali Akuno, el embajador de Kirguistán en Londres Edil Baisalov, el proteccionista ambiental nigeriano Nnimmo Bassey, la defensora de los derechos humanos guatemalteca Renata Ávila, la Gabinetona brasileña Áurea Carolina, el letrado laboralista egipcio Khaled Ali, el librepensador tunecino Sami Ben Gharbia, la activista climática ugandesa Vanessa Nakate, la sindicalista anti apartheid Tasneem Essop, el lakota descendiente de originarios indoamericanos Nick Estes, la empoderadora inglesa Miatta Fahnbulleh, la turca experta en derechos digitales Burcu Kilic y el profesor en DDHH y paz indio Mander duro.

También son miembros la investigadora de asuntos feministas y agrarios sudafricana Lyn Ossome, la inspiradora estadounidense Varshini Prakash, el escritor, editor jefe y corresponsal indio Vijay Prashad y la sudafricana justiciera energética Trusha Reddy, entre otros.

Por la Argentina participan la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, y la ex embajadora en el Reino Unido y Venezuela y próxima representante diplomática en Rusia, Alicia Castro.

Alicia Castro Eli Gomez Alcorta 1200x675.jpg
La Internacional Progresista presenta a Alicia Castro como una “activista política y sindical”, ex secretaria general del Sindicato de Aeronavegantes, fundadora del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) y miembro del Consejo de la ITF. Recuerda que se desempeñó como embajadora argentina en el Reino Unido de 2012 a 2016, y que antes fue embajadora en Caracas y diputada nacional de la Provincia de Buenos Aires. De la ministra Gómez Alcorta destacan 20 años de ejercicio de abogacía, representando a víctimas del terrorismo de Estado y presos políticos. También recalcan que es profesora de derecho penal en la UBA  y que publicó “numerosos artículos” sobre cuestiones penales, derechos humanos y género.

La Internacional Progresista presenta a Alicia Castro como una “activista política y sindical”, ex secretaria general del Sindicato de Aeronavegantes, fundadora del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) y miembro del Consejo de la ITF. Recuerda que se desempeñó como embajadora argentina en el Reino Unido de 2012 a 2016, y que antes fue embajadora en Caracas y diputada nacional de la Provincia de Buenos Aires. De la ministra Gómez Alcorta destacan 20 años de ejercicio de abogacía, representando a víctimas del terrorismo de Estado y presos políticos. También recalcan que es profesora de derecho penal en la UBA y que publicó “numerosos artículos” sobre cuestiones penales, derechos humanos y género.

¿Cómo funcionará la Internacional Progresista?

Mientras construyen una coalición de medios de comunicación progresistas para informar sobre historias, perspectivas, luchas y el accionar de movimientos sociales en todo el mundo, se formarán colectivos o grupos de trabajo para desarrollar propuestas en temas de políticas clave, basadas en los principios progresistas, que contarán con el apoyo de las experiencias de los miembros de la IP y del millar de personas afectadas por el actual modelo de acumulación de capital.

En una segunda instancia, se formularán “ideas políticas viables”, para luego llegar a los “planes de acción directa” sobre gobiernos e institucionales reguladoras de la vida social y económica del mundo. “Nos esforzamos por ser un movimiento de movimientos, que reúna a organizaciones progresistas de todo tipo para avanzar en una visión común”, sostienen.

¿Qué propone la Internacional Progresista?

En concreto, promocionan un cambio radical en las industrias de los combustibles fósiles, que proteja a los trabajadores de la energía y evite una catástrofe climática, el reconocido “Green New Deal”. Un "Nuevo Acuerdo Verde" con justicia social que brote de las entrañas de una nueva arquitectura económica global. Lo impulsó electoralmente en los Estados Unidos Bernie Sanders durante su fallida carrera a la Casa Blanca y ahora lo retomó su esposa, Mary Jane O'Meara, desde el Instituto de la familia. En Europa lo promociona el griego Varoufakis, quien trabaja para instalarlo dentro de cinco años, de la mano del DiEM25. En América Latina pisa fuerte el Movimento dos Atingidos por Barragens (MAB) de Brasil, creadores de slogan el agua y la energía no son mercancías. ¿Existe un "Green New Deal" para la Argentina?

La economista de la Universidad de Jawaharlal Nehru, en Nueva Delhi, Jayati Ghosh, aportó algunas ideas a la Internacional Progresista para comenzar la transformación ya, en medio de la pandemia y la crisis económica actual:

  • Que el FMI emita hasta 2 billones de DEG para los países necesitados sin cobro de intereses;
  • Que se suspendan de inmediato todos los pagos de deuda soberana en el mundo y se acuerden renegociaciones por amplios plazos como la que propone la Argentina;
  • Que se apliquen en los mercados emergentes controles de capital para detener el sangrado de divisas;
  • Que se asuma en el mundo a la salud pública como un servicio esencial y no como negocio privado de unos pocos.

"Sindicatos, organizaciones de liberación indígena, campañas ambientalistas, alianzas políticas, partidos, centros de trabajadores, organizaciones antirracistas, consejos, coaliciones, confederaciones, redes, colectivos feministas, sindicatos campesinos o de inquilinos, asociaciones LGBT +, grupos de afinidad, institutos, cooperativas, comunas, asambleas populares o cualquier otra forma de organización política progresista: damos la bienvenida a todos en el pilar del Movimiento de la Internacional Progresista".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario