Néstor Kirchner: "El oscurantismo va ir quedando atrás"

Política

La majestuosidad de la entrada principal de la Casa Rosada, ahora devenida en Galería de los Patriotas Latinoamericanos del Bicentenario, contrastaba con la informalidad de los invitados que colmaron las instalaciones con espíritu festivo. Como en el hall de un teatro, se saludaban y conversaban Enrique Pinti, Esther Goris, Lito Cruz, Roberto Piazza, Pepito Cibrián, el diputado Carlos Heller, la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, presidente provisional del Senado, José Pampuro, el diputado Agustín Rossi, el senador Daniel Filmus y el titular del INADI, Claudio Morgado, entre otros

"Hoy es un día de fiesta", sintetizó la ministra de Industria, Débora Giorgi. Felices también estaban los empleados que apostaron y ganaron en que la Presidenta se vestiría de rosa. Cristina lució un modelo, "muy femenino" con reminiscencias de la moda de los años 50, según lo definieron algunos invitados. El collar de perlas resaltó el vestido en tonos rosa y gris pálido que acompañó con un saquito corto de color rosa.
Todos los miembros del gabinete nacional dieron el presente e incluso algunos se pusieron un prendedor redondo con el emblema multicolor de la diversidad. El ex presidente, Néstor Kirchner, participó del acto sentado al lado de Florencia Peña quien se ha convertido en la "estrella preferida" del gabinete nacional.

La actriz es invitada a casi todos los actos y el personal de ceremonial la ubica en la primera fila. Al igual que lo ocurrido en un acto dos semanas atrás, Néstor Kirchner fue ubicado al lado de la actriz, aunque en esta no pudieron mantener una larga charla pues Florencia Peña fue disputada, entre otros, por el ministro de Economía, Amado Boudou quién arrodillado dialogó con ella.

La presencia federal estuvo representada por los gobernadores de Tucumán, José Alperovich, Santiago del Estero, Gerardo Zamora y de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos. Las entidades representativas de homosexuales desde temprano estuvieron presentes y así María Rachid de la Federación de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, se ocupaba de ubicar a los invitados ayudando al personal de la Casa. También se los vieron muy contentos a César Cigliutti, de la Comunidad Homosexual , y Martín Canevaro de Cien por ciento Diversidad y Derechos, entre otras organizaciones.

Hebe de Bonafini, de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, presente en casi todos los actos, llegó acompañada por varias integrantes de la organización. En tanto Abuelas estuvo representada por su titular, Estela de Carlotto.

La Presidenta cuando terminó su discurso al primero que saludó fue a "Pepito" Cibrián" y a Enrique Pinti, a diferencia del resto y con malos modos se negaron a la requisitoria periodística.


Para el ex presidente la promulgación del matrimonio entre personas del mismo sexo fue un "hecho histórico" y, sorprendió al decir que él venia desde hace "mucho" trabajando en la ley. "Trabajé en este tema con Juan Castro, que lamentablemente falleció", señaló el ex mandatario. Respecto a los jueces que se nieguen a celebrar los matrimonios sostuvo que irán "desapareciendo" y el "oscurantismo va ir quedando atrás".

"Hoy somos una sociedad más igualitaria", dijo la primera mandataria, logrando que los invitados gritaran "Igualdad, igualdad" por varios minutos poniendo incómodos a algunos ministros que no sabían si aplaudir o gritar la consigna. "Estas cuestiones que tienen que ver con la aspiración a la igualdad que toda sociedad tiene que tener son cosas que no nos tienen que dividir, sino que nos tienen que unir", sostuvo la presidenta.

Tanto Cristina como su marido Néstor coincidieron en calificar la promulgación de esta ley como un hecho vinculado al Bicentenario. "No hemos promulgado una ley, hemos promulgado una construcción social que no le pertenece a nadie, sino a la sociedad misma", explicó y sostuvo que "todo tiene sus tiempos de maduración; si esto se hubiera planteado años atrás hubiera sido frustrado, pero cuando hay un contexto, una sociedad que quiere crecer y tiene el espíritu del Bicentenario de una sociedad plural abierta, se puede concretar". Quizás como una manera de explicar que este proyecto no fue aprobado cuando el kirchnerismo tenía mayoría en el Parlamento.

Finalmente, la presidenta sostuvo que el debate que generó esta ley, en pocos años será olvidado y recordó que eso mismo pasó cuando se sancionó la ley de divorcio.

Dejá tu comentario