"No admitimos espionaje y si llegara a haber seremos inflexibles"

Política

Las primeras declaraciones directas de la ministra de Seguridad, Nilda Garré, sobre el llamado "Proyecto X" que estaría ligado a presuntas tareas de espionaje por parte de la Gendarmería fueron que encargó una investigación y tajante lanzó: "No admitimos espionaje y si llegara a haber seremos inflexibles".

En su cuenta de twitter en la madrugada del viernes mantuvo un pequeño debate con otros usuarios donde se mostró cauta al decir "antes de aventurar conjeturas, ordené una auditoría del Proyecto X", al tiempo que aclaró que se trata de una programa de software. Su investigación estará relacionada en evaluar el contenido del mismo.

Ante la requisitoria sobre esta operación que consistiría en la infiltración de efectivos en las protestas sociales para recabar información de sus cabecillas y almacenarla en una base de datos, la funcionaria afirmó: "No admitimos espionaje y si llegara a haber seremos inflexibles" y al instante reconoció "pero tampoco tomamos decisiones sin reflexión".

En tanto, este viernes ministra repasó junto al Secretario Ejecutivo del Consejo de Seguridad Interior (CSI), Miguel Ángel Bermejo, el estado de cumplimiento del protocolo de actuación de fuerzas de seguridad y policiales en manifestaciones públicas. Garré estacó que a la fecha 19 de las 24 jurisdicciones del país ya adhirieron a los "Criterios Mínimos sobre la Actuación de los Cuerpos Policiales y Fuerzas de Seguridad en Manifestaciones Públicas".

• Pedido de explicaciones

El jueves oposición en las dos cámaras del Congreso pidió la citación de Garré para que brinde explicaciones sobre las presuntas tareas de espionaje de la Gendarmería Nacional, al tiempo que la abogada querellante Myriam Bregman puso bajo la lupa la investigación judicial al respecto.

En un proyecto de resolución, los diputados Federico Pinedo y Gabriela Michetti (PRO); Ricardo Buryaile (UCR); Gerardo Milman (GEN); Eduardo Amadeo (Frente Peronista); Patricia Bullrich (Unión por Todos) y Ramona Pucheta (MIJD) pidieron que Garré se presente ante la Comisión de Seguridad de la Cámara baja.

Según difundió el último miércoles un programa televisivo periodístico, el jefe de Gendarmería, Héctor Schenone, habría admitido ante la Justicia la puesta en marcha de esta operación, cuya base de datos habría sido utilizada en diversos procesos judiciales.

La abogada y dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) presentó, junto a organismos de derechos humanos, una denuncia contra Gendarmería por realizar supuestas acciones de espionaje en manifestaciones sociales y entregar esos datos para su uso en procesos judiciales.

Bregman remarcó que la denuncia fue presentada en noviembre y consideró que "ha pasado un tiempo importante como para que se le esté dando tan poca importancia a una causa de tanta gravedad".

La letrada denunció que los juzgados que recibieron datos de Gendarmería, presuntamente provenientes de esas tareas de espionaje, tienen "reticencia a entregar información" para el avance de la causa.

La denuncia contra la fuerza se encuentra en el Juzgado Federal número 7, actualmente subrogado por el juez Norberto Oyarbide, quien libró oficios a cada uno de los juzgados que recibieron información de Gendarmería para que se la remitieran.

Dejá tu comentario