Nuncio le llevó caso Baseotto al Presidente

Política

Adriano Bernardini, el nuncio apostólico, tuvo ayer un gesto significativo: visitó a Néstor Kirchner y compartió con él una larga reunión, de la que participaron además Alberto Fernández, Jorge Taiana y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri. El motivo de la visita fue expresar al gobierno el deseo de un feliz 2007. Un detalle de buena vecindad que se agiganta en la medida en que el cardenal Jorge Bergoglio, presidente de la Conferencia Episcopal y primado de la Argentina se ve imposibilitado de realizarlo. Pero la visita de «El Bambú» -apodo que aplican los prelados locales a Bernardini por su larga permanencia en Camboya, Vietnam y Tailandia- tuvo otra dimensión menos protocolar: se conversó por primera vez de forma expresa sobre la identidad del nuevo obispo castrense. Es sabido que Antonio Baseotto se retirará en marzo, cuando se jubile por cumplir 75 años. Si bien la charla fue muy hermética, muchos indicios hablan a favor del ascenso de Pedro Candia, el sacerdote que viene secundando a Baseotto desde que este obispo entró en crisis con el gobierno. Aunque no estaría dicha la última palabra y, por lo tanto, no debería descartarse la transferencia al vicariato de las Fuerzas Armadas de algún diocesano cercano al nuncio, joven e independiente.

Dejá tu comentario