Obispo de Mendoza reclamó "democracia real, no aparente"

Política

Ante el presidente Néstor Kirchner, el obispo de San Rafael, Eduardo María Taussig, celebró ayer que el país se encuentre "en las puertas" de nuevas elecciones y reclamó "una democracia real y no aparente" durante la celebración del Tedeum del 25 de Mayo.

Ante la mirada atenta de las máximas autoridades nacionales y provinciales, el prelado mendocino recordó que "la Justicia es el banco de pruebas de una democracia" y pidió "tener cuidado con el totalitarismo encubierto".

"Es necesario que aumente el consenso, si no la democracia podría caer en una simple formalidad", advirtió el obispo de San Rafael, quien expresó además su "cordial alegría" por la "presencia del Gobierno nacional en Mendoza".

Al desarrollar su homilía en la basílica Nuestra Señora del Carmen de Cuyo, el párroco hizo una reseña de los sucesos de mayo de 1810 y destacó la proximidad de las elecciones, ante la presencia de Kirchner, la primera dama, Cristina Fernández, el vicepresidente Daniel Scioli, el gobernador Julio Cobos y los ministros del Gabinete nacional.

"Estimo oportuno dar gracias a Dios por estar a la puerta de nuevas elecciones en el ejercicio de nuestra democracia y que, con los logros y dificultades que hemos experimentado estos años, consolidemos la vida sana de la República como un anhelo común", pidió.

Incluso, el prelado reivindicó los "desafíos prioritarios para afrontar este año electoral" vertidos por la reciente Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina y pidió "fidelidad a la democracia", ya que "es la única que puede garantizar la igualdad y los derechos de todos".

"En efecto, se da una especie de dependencia recíproca entre democracia y justicia, que impulsa a todos a comprometerse de modo responsable para que se salvaguarde el derecho de cada uno, especialmente de los débiles o marginados", sostuvo Taussig.

Y agregó: "La Justicia es el banco de prueba de una auténtica democracia. Dicho esto, no hay que olvidar que la búsqueda de la verdad constituye al mismo tiempo la condición de posibilidad de una democracia real y no aparente".

Citó entonces al papa Benedicto XVI para señalar que "una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto, como demuestra la historia".

E invitó a "trabajar para que aumente el consenso en torno a un marco de referencias comunes", puesto que "de lo contrario, el llamamiento a la democracia corre el riesgo de ser una mera formalidad de procedimiento, que perpetúa las diferencias y acentúa los problemas".

Junto al matrimonio Kirchner, Cobos y Scioli presenciaron la misa los ministros Alberto Fernández (Gobierno), Jorge Taiana (Relaciones Exteriores), Aníbal Fernández (Interior), Felisa Miceli (Economía), Alberto Iribarne (Justicia), Julio De Vido (Planificación Federal) y Ginés González García (Salud).

También estuvieron la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y el titular de la CGT, Hugo Moyano.

Al finalizar el Tedeum y en el marco de un importante operativo de seguridad, Kirchner se dirigió junto a su comitiva hacia el Cerro de la Gloria, donde encabezó luego el acto central por el cuarto aniversario de su gestión presidencial.

Dejá tu comentario