20 de diciembre 2007 - 00:00

Obispos dan a Cristina una lección anti pobreza

Cristina de Kirchner y Jorge Bergoglio mantuvieron un encuentro de 40 minutos en CasaRosada. Los obispos se mostraron preocupados por la pobreza y le regalaron un ejemplardel Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia
Cristina de Kirchner y Jorge Bergoglio mantuvieron un encuentro de 40 minutos en Casa Rosada. Los obispos se mostraron preocupados por la pobreza y le regalaron un ejemplar del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia
«Amable» pero con pedido de reconciliación nacional y respeto a las instituciones fue la visita de Jorge Bergoglio a Cristina de Kirchner. La Casa Rosada le concedió a la cúpula del Episcopado una audiencia express, de 40 minutos, que sirvió para mostrar a la presidente rodeada de la protección celestial de los obispos luego de su primera semana de gobierno salpicada por el caso del maletero venezolano y el caos piquetero. Además de la clásica bendición y saludo navideño, Bergoglio, Luis Villalba (Arzobispo de Tucumán), Agustín Radrizzani (Obispo de Lomas de Zamora) y el Secretario General del Episcopado, Sergio Fenoy, (Obispo de San Miguel) le recordaron a la esposa de Néstor Kirchner las inquietudes de la Iglesia católica, reflejadas en la exhortación pastoral de la 93º Asamblea Plenaria, de abril de este año, sobre el compromiso ciudadano.

Le pidieron a la presidente que trabaje por el fortalecimiento institucional de las provincias, «con su necesaria y justa autonomía» y le recordaron a la ex primera dama el párrafo donde el Episcopado explica que «una sociedad no crece necesariamente cuando lo hace su economía, sino sobre todo cuando madura en su capacidad de diálogo y en su habilidad para gestar consensos». Un tema sensible teniendo en cuenta que Néstor Kirchner acusó durante todo su mandato al Episcopado por los pecados cometidos durante el último gobierno militar.

La presidente, acompañada por el jefe de Gabinete Alberto Fernández, el canciller Jorge Taiana y el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri, recibió sonriente todas las recomendaciones celestiales de los obispos y les comentó su intención de que el Papa Benedicto XVI visite el país en 2008. Un tema que la Casa Rosada había abordado directamente con el secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone, sin consultar a las autoridades locales de la Iglesia católica. La jefe de Estado había realizado varios guiños previos al Episcopado para tratar de recomponer la polémica relación que su esposo Néstor mantuvo con los obispos a quienes no recibió en sus cuatro años de gobierno. Cristina de Kirchner marginó de su Gabinete al ex ministro de Salud, Ginéz González García por su pública defensa a la despenalización del aborto y además mandó a archivar en el Congreso todos los proyectos vinculados a la salud reproductiva.

Además el día de su asunción ante la Asamblea Legislativa, pese a no haber invitado a Bergoglio, juró por «Dios y los Santos Evangelios». Todos gestos que el Episcopado consideró suficientes como para dignarse a pedir una audiencia protocolar con la nueva presidente.

Según expresó el vocero episcopal Jorge Oesterheld al terminar el cónclave, los obispos y el gobierno dejaron abierto un canal de diálogo «fluido y normal».

  • Detalles

    «Este es un diálogo que va a continuar fluido y en forma normal. Seguimos en una situación de autonomía y dialogando», apuntó Oesterheld en las puertas de la sede de Gobierno. Fue el único en brindar algún detalle del encuentro. «Lo habitual es que los obispos vengan a saludar al Presidente que asume y luego el canal de diálogo habitual es la Secretaría de Culto, además de los distintos ámbitos a nivel provincial y municipal», precisó Osterheld e indicó que «no está prevista una nueva reunión con Cristina en lo inmediato».

    La inclusión social también fue un tópico de conversación entre Cristina de Kirchner y Bergoglio quienes coincidieron en la importancia de trabajar en esa materia que frecuentemente es abordada por el cardenal en sus homilía para criticar metafóricamente al gobierno. Para ayudar al kirchnerismo a mejorar en esa materia, los obispos le dejaron un regalo a la ex senadora santacruceña y bonaerense: un ejemplar del libro de Benedicto XVI «Jesús de Nazareth» y otro del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar