Obispos desafían a Cristina a que los llame a dialogar

Política

Jorge Bergoglio no logró en cuatro años de gobierno de Néstor Kirchner reunirse con el Presidente. Por eso ayer, ya apenas 48 horas después de la elección nacional, el Episcopado reclamó que las autoridades electas -léase Cristina de Kirchner-sean «generadores de espacios de diálogo y de encuentro con todos los sectores que conforman la Patria». Casi un reproche de los obispos a la pareja presidencial, advirtiéndole a la esposa que no incurra en el mismo estilo confrontativo y hermético de su marido. La exhortación se produjo ayer a través de un comunicado de la Comisión de Justicia y Paz que preside el laico Eduardo Serantes, quien también manifestó su «profunda satisfacción por la continuación del proceso democrático puesta de manifiesto» en las elecciones del domingo y felicitó a «las autoridades nacionales, provinciales y municipales elegidas».

Bergoglio, jefe de la Comisión Episcopal Argentina, fue uno de los más ácidos críticos de Kirchner por su falta de diálogo, no sólo con la cúpula de la Iglesia Católica, sino también con los partidos opositores. Encarnó la oposición a Daniel Filmus en la Capital Federal logrando la fusión de Elisa Carrió -vía Enrique Olivera- y Jorge Telerman en la elección de junio para jefe de Gobierno porteño y sus críticas parábolas y citas bíblicas impidieron que Daniel Scioli y Alberto Balestrini, como máximas autoridades del Congreso, le concedieran una audiencia.

Ayer, la Comisión de Justicia y Paz intentó empezar de cero la relación con Cristina de Kirchner y expresó «sus mejores augurios para que, quienes fueron elegidos por el pueblo para representarlo, sean fieles a su mandato», pero enseguida exhortó a la primera dama y a su futuro gobierno a que sean «respetuosos de la Constitución y generadores de espacios de diálogo y de encuentro con todos los sectores que conforman la Patria».

  • Reclamo

    El organismo episcopal reclamó que se pueda «articular una fecunda actividad en favor de los derechos fundamentales de la persona humana, el logro del bien común y la profundización de la democracia». Asesorada por monseñor Jorge Casaretto, obispo de San Isidro, la Comisión de la CEA ofreció a las autoridades elegidas «como aporte al desafío del Bicentenario 2010-2016 de construir un país que incluya a todos, el producto de la reflexión y la tarea realizada durante los últimos meses por esta comisión». Se trata de una propuesta de trabajo denominada «De habitantes a ciudadanos», que fue elaborada en los últimos meses, juntamente con varios sectores de la sociedad civil. A fines del año pasado, Bergoglio y la cúpula del Episcopado habían iniciado una ronda de diálogo institucional con los tres poderes del Estado. Fueron recibidos por los jueces de la Corte Suprema de Justicia, pero ni el presidente del Senado -Scioli-ni el de la Cámara de Diputados -Balestrini-fueron autorizados por la Casa Rosada para abrirle la puerta al cardenal y arzobispo de Buenos Aires. Ignorado, el jefe del Episcopado dio por cerrada su gira política y se abstuvo de pedirle una audiencia a Kirchner.

    Pero el comunicado lanzado ayer por la comisión episcopal de Justicia y Paz podría reflotar los congelados contactos entre la Iglesia Católica y el gobierno nacional, siempre y cuando la senadora bonaerense y presidenta electa acepte dedicarles un hueco de su agenda a los obispos argentinos.
  • Dejá tu comentario