Otra interna kirchnerista por octubre

Política

La frase, irónica, la deslizó Vilma Ibarra: «Pobre Daniel, en el Senado se va a aburrir». Lo dijo la senadora, que deja su butaca en esa Cámara en diciembre, durante un brindis, casi íntimo, de Daniel Filmus con militantes que impulsaron su frustrada candidatura a jefe de Gobierno porteño. Sonó como la confirmación, ante ese núcleo de unos 30 dirigentes, de que el ministro encabezará la lista de senadores por la Capital Federal que acompañará la boleta de Cristina Fernández de Kirchner a la presidencia.

Ibarra (Vilma) tendría destino en el área de Justicia, quizá, en el eventual gobierno de la hoy primera dama, mientras que a Filmus lo acompañaría para intentar repetir mandato la senadora María Laura Leguizamón, tal como anticipó este diario. Por ahora, en el kirchnerismo nadie discute esa boleta a la Cámara alta, pero en cambio esta semana será decisiva en el reparto de candidaturas a diputados nacionales por la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque el plazo para oficializar las listas aún está lejos, será el 8 de setiembre próximo, el kirchnerismo quiere tener certezas ya sobre esa otra campaña, donde heridos de la elección porteña (por quedar fuera de las listas de legisladores locales) y porciones de todas las tribus del oficialismo del distrito solicitan renglones.

Alberto Fernández les ha dicho ya que en todos los distritos cederá al pedido de franquicias para colgar listas de diputados a la candidatura de Cristina. Pero, en la Capital Federal, pidió, otra vez, que «tratemos de hacer una sola» boleta.

  • Rechazo

    Es lo más difícil. Aunque el kirchnerismo, especialmente el ala pejotista, reniega de la sociedad con Aníbal Ibarra, también rechazaría que la lista de candidatos a diputados nacionales del Frente para la Victoria la encabezara Miguel Bonasso, a quien tanto Fernández como Ibarra han prometido ese lugar, cuando la discusión por la boleta de legisladores porteños parecía sin salida.

    Es decir, el kirchnerismo está resignado a que otra vez Ibarra (Aníbal) disponga de una papeleta de Diálogo por Buenos Aires para intentar conseguir bancas en Diputados. Pero Ibarra tampoco termina de armar esa nómina. Junto a Bonasso quiere llevar a la actual legisladora porteña, Laura Moresi, la única ibarrista que ha sobrevivido en la Legislatura y quien no podía renovar su banca por haber cumplido dos mandatos seguidos. También le ha prometido un renglón a Héctor Polino, pero el socialista querría encabezar la lista y no ir en tercer lugar, lo que es un riesgo cuando se renuevan 12 lugares y entre las dos boletas, el oficialismo aspira a obtener de 5 a 6 bancas.

    La lista del kirchnerismo, es decir la que llevará el sello Frente para la Victoria, parece más complicada y quedará a definición de la lapicera de A. Fernández. Se postulan, por ejemplo, Juan Carlos Dante Gullo, pero el jefe de Gabinete querría encabezar la tira con una mujer, quizá una «sorpresa». A los habituales invitados del mundo del espectáculo (como fue Claudio Morgado) en lugares más postergados, ansían espacios distintas agrupaciones.La diputada Juliana Marino podría tener un lugar o bien la legisladora Ana Suppa, quien no logró renovar su banca en la Legislatura porteña. Otra en las mismas condiciones es Sandra Bergenfeld, pero esa diputada, que está participando de un congreso de abogados ambientalistas en México, terminaría recalando, a fin de año, en la cartera nacional de Medio Ambiente. El sindicato de porteros, amigo del gobierno, pedirá un lugar, al que aspiraría el propio dirigente del gremio, Víctor Santa María, quien logró que en diciembre ingrese a la Legislatura local, Silvina Pedreira, quien fue en tercer lugar de la boleta que encabezó Ginés González García. Otros dos que están considerados para nominarse son el superintendente de Salud, Héctor Capacciolli, y el titular de Cascos Blancos, Gabriel Fuks.

    Vilma Ibarra quiere un lugar para su amiga, la legisladora porteña de izquierda que trasmutó al kirchnerismo, Beatriz Baltroc, pero la legisladora tendría asegurada una vocalía en la Auditoría porteña, cuyo staff se renueva este año.

    Filmus no dio pistas en ese sentido, durante el brindis poselectoral que se realizó el viernes en un hotel porteño cercano a la Casa de Gobierno. En cambio, el ministro se interesó por continuar la discusión sobre temas porteños, pero no todo el kirchnerismo de la Ciudad ve al funcionario como un nuevo referente del distrito, aunque lo consideran «un buen candidato».
  • Dejá tu comentario